Salud
Médico YT

 

La crema de sol en espray puede parecer una bendición para las personas que odian las lociones, pero los profesionales no están del todo de acuerdo.

La doctora Rachel Nazarian señala que nunca usaría un espray para la cara o el cuerpo, porque este tipo de formato no ofrece una barrera de protección lo suficientemente gruesa ni garantiza el nivel de protección SPF que marca el bote.

"La mitad del producto se pierde en el aire y muy poco va a parar a la piel. No proporciona una protección adecuada", apunta, aunque añade que existen algunas excepciones. "Si, por ejemplo, tu hijo no para de moverse y el espray es la única manera, entonces, de acuerdo. Pero ningún dermatólogo que se precie usaría crema de sol en espray", según huffingtonpost.

El doctor Kenneth Mark entiende que algunas personas encuentren adecuado este formato para brazos, piernas, pecho y espalda, pero coincide en que no lo usaría para la cara "porque puede provocar escozor en los ojos aunque estén cerrados".

Malas noticias para los amantes de cocerse al sol bañados en aceite. Mark también advierte de los peligros de los aceites bronceadores, pues su factor protector suele ser muy bajo.

"No solo no proporciona la protección adecuada, sino que, además, el aceite puede obstruir los poros. El simple hecho de estar al sol hace que se obstruyan porque las células se reproducen más rápido, pero no se desechan con la misma rapidez", explica.

En el caso de los protectores solares, tanto Nazarian como el doctor Samer Jaber prefieren los fotoprotectores con filtros físicos —que actúan a modo de pantalla que rebota los rayos— en lugar de químicos —captan la energía solar y la transforman en inocua—. En el caso de Jaber es por preferencia personal; por su parte, Nazarian argumenta que prefiere fórmulas más suaves de protectores físicos.