Salud
Dolor de cabeza YT

Cuando se produce una inflamación detrás de la nariz, ojos y mejillas (parte frontal de la cabeza) y nos levantamos hacia adelante al sonar el despertador el resultado es una jaqueca horrible.

En esos casos es necesario tratar la alergia o la infección que provoca de la hinchazón sinusal para reducir los síntomas, según mejorconsalud.

Esta condición se define como “leves paradas respiratorias” mientras estamos durmiendo.

Como el cerebro no recibe oxígeno en esos segundos, cuando nos despertamos nos duele la cabeza. Los signos que delatan apnea son ojeras opacas y cansancio excesivo (aunque nos acostemos temprano).

Si dormimos con alguien le podemos preguntar si roncamos como una señal adicional a este problema.

Más allá de la apnea, que es una condición clínica, también existen factores emocionales y psicológicos que no nos permiten dormir o descansar correctamente.

El estrés, las preocupaciones cotidianas o la ansiedad pueden modificar la calidad del sueño. Muchos vamos a la cama muy tarde y nos levantamos demasiado temprano (no cumplimos las 8 horas “reglamentarias”) y eso repercute en nuestra calidad de sueño.

Las emociones negativas y las recurrentes pesadillas también causan migrañas.

Distraerse por culpa de ruidos o luces externas (un grifo abierto, la luz de la calle, la televisión encendida, ronquidos, etc.) contribuye a no descansar como corresponde y al otro día sufrir dolor de cabeza.

Si no dormimos lo suficiente, estamos contracturados o en una postura incorrecta, padecemos de pesadillas o insomnio, etc. los músculos del cuello y hombros se tensan, presionan sobre el cráneo y producen dolor de cabeza.

Es necesario utilizar una almohada y un colchón adecuados para poder no solo descansar mejor, sino también apoyar por completo la columna vertebral y, sobre todo, las cervicales.

Básicamente de fármacos destinados, justamente, a aliviar la cefalea. Cuando el dolor se produce dos o más veces a la semana es habitual recurrir a medicamentos (recetados o de venta libre).

El uso excesivo de analgésicos provoca un efecto contraproducente. Esto quiere decir que los mismos medicamentos causan dolor por las mañanas.

Entre los tipos de fármacos que deberíamos evitar para no sufrir migraña matinal se encuentran:

Aspirinas
Paracetamol
Descongestionantes
Analgésicos
Narcóticos