Salud
Tabaco, cigarrillos, fumar y salud. PD

Una nueva investigación publicada este lunes en la revista 'Harm Reduction Journal' muestra que los sabores desempeñan un papel fundamental para atraer y retener a los fumadores en la categoría de vapeo, contribuyendo directamente a la reducción del daño al tabaco.

Así, los investigadores han hallado que restringir el acceso a los sabores de vapores que no son de tabaco puede desalentar a los fumadores de cambiar a productos de vapeo.

"Los resultados muestran que los adultos que se cambiaron completamente de cigarrillos combustibles a productos de vapor prefieren cada vez más los sabores que no son de tabaco, especialmente los sabores a base de frutas, a los sabores del tabaco", ha señalado el director de la investigación, Christopher Russell, director adjunto del Centre for Substance Use Research (CSUR).

La encuesta ha analizado los sabores utilizados por más de 20.000 adultos que vapean en los Estados Unidos. Casi 16.000 cambiaron completamente de fumar a vapear, mientras que 5,000 eran usuarios duales que fumaban y usaban productos de vapeo. Los sabores más populares fueron los de frutas (82,9 por ciento) y postres y repostería (68,5). Los sabores de tabaco y mentol fueron los quinto y sexto más populares, respectivamente.

"La popularidad decreciente de los sabores del tabaco entre adultos consumidores de vapeo sugiere que las prohibiciones de sabor podrían llevar a los vapeadores a regresar al cigarrillo y desalentar a otros fumadores para que no cambien", indican los investigadores.

El estudio también analizó el sabor que usaban los usuarios por primera vez cuando comenzaban a vapear. La proporción de las primeras compras de productos de vapeo con sabor a fruta aumentó del 17,8 por ciento de las primeras compras realizadas antes de 2011, al 33,5 por ciento entre junio de 2015 y junio de 2016. Durante ese tiempo, las primeras compras de vapeo con sabor a tabaco se redujeron a la mitad.