Salud
Comer YT

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México lo han demostrado en un estudio en ratas, a las que midieron sus niveles de grasa, incluyendo los triglicéridos, en distintos momentos del día. Así, observaron que tras alimentar a los animales al principio de su periodo de descanso, los niveles de grasa en sangre se disparaban mucho más drásticamente que cuando les daban de comer al empezar su fase activa.

Los científicos fueron más allá y descubrieron que si extirpaban a las ratas la parte del cerebro que controla el reloj biológico, los niveles de grasa no cambiaban independientemente de cuando se alimentaran, según recoge Ainhoa Iriberri en ElEspañol.

Los niveles altos de grasa en sangre se asocian a la enfermedad cardiovascular y al desarrollo de diabetes y, por tanto, estas dolencias tienen relación con un estilo de vida en el que los humanos ignoran las señales del reloj biológico, lo que incluye comer por la noche.

VÍDEO RECOMENDADO: ¿Qué pasa si comes una pizza diaria durante un año?