Salud
Donald Trump con su menú de hamburguesa y patatas fritas en McDonald’s. WH

Dos antiguos asesores de la campaña de Donald Trump acaban de publicar un libro con algunos detalles curiosos del mandatario.

Corey Lewandowski y David Bossie hablan en ‘Let Trump be Trump' del menú insalubre que comía el magnate cuando luchaba por conseguir la presentencia de los Estados Unidos.

Según desvelan, cuando Donald Trump optaba por hacer un pedido a McDonald's tenía claro cuáles tenían que ser los mínimos de la orden: dos Big Macs, dos hamburguesas de pescado frito y un batido de chocolate.

Se han olvidado mencionar si pedía patatas fritas y alguna bebida azucarada, como se le ha visto en Instagram.

Un menú con un alto contenido graso, muy superior a lo recomendado.

El controvertido presidente de EEUU es un amante confeso de la comida rápida. Su amor por estos alimentos hasta le ha llevado a pedir a los chefs de la Casa Blanca que imiten algunos platos específicos de McDonald's, compañía para la que llegó a rodar algunos anuncios publicitarios.

Según informa The Guardian, el menú que pedía Trump en esta cadena de comida rápida suma 2.420 calorías. Se comía de una sentada casi las 2.500 calorías que los médicos recomiendan para un día entero a los hombres adultos.

Lo peor de esa comanda serían los 112 gramos de grasas que la integran. Representan el 172% de lo que Trump debería ingerir cada 24 horas.

También se excede en el sodio, ya que su menú de McDonald's supone 3.470 miligramos de sal, un 144% de la dosis diario recomendada.