Salud
Kiko Rivera TV

Desde que se implantó una banda gástrica el pasado mes de julio, el hijo de Isabel Pantoja ha perdido más de 20 kilos. Un cambio físico radical que le ha convertido en otra persona, ahora se siente mejor consigo mismo: "Cuando te ves y te sientes mejor, el carácter también cambia, qué duda cabe. Por ejemplo ya no me enfado tanto conmigo mismo. Antes me enfadaba porque no cabía en un pantalón", ha declarado.

El hijo de Isabel Pantoja, que será padre de su segunda hija, Carlota, dentro de pocos meses, ha explicado cómo se siente después de implantarse una banda gástrica: "Cuando me miro al espejo, me parece mentira verme tan bien, con treinta y tres años que voy a cumplir; independientemente de la salud la ropa me sienta ahora mucho mejor", según recoge Informalia.

Además también ha confesado por qué decidió dar este paso: "Antes de ponerme la banda gástrica llevaba una vida muy triste... No me podía casi mover y solo me apetecía estar tumbado". Asimismo ha hablado del cambio que ha supuesto en su día a día: "Mi vida había llegado a un punto en el que todo me costaba muchísimo, pero ahora no me duele absolutamente nada. La gordura no es para nada buena. Soy otra persona y todos lo notan: mis amigos, mi madre...".

 

VÍDEO DESTACADO: Las imágenes más duras de Kiko Rivera en las que debería mediar una protectora