Salud
Nutrición y Dieta, Vitaminas, Proteínas, Carbohidratos, Minerales, alimentos y salud. EP

Somos lo que comemos. El magnesio, el zinc, el selenio y el cromo son 4 minerales que no deben faltar en tu dieta, pues aunque menos conocidos, tu organismo necesita de ellos para funcionar adecuadamente.

A continuación te invitamos a conocerlos:

1. Magnesio

Aunque no lo creas interviene en más de 300 reacciones bioquímicas en el organismo humano, entre las que destacan: ayudar al funcionamiento de los músculos y los nervios, mantener los latidos del corazón constantes y los huesos fuertes. Además de regular los niveles de glucosa en sangre.

¿Dónde puedo encontrar el magnesio?

En frutas como el durazno, el aguacate y los plátanos. También puedes encontrarlo en los frutos secos, los cereales y las verduras de hojas verdes.

2. Zinc

El zinc se encuentra en las células de todo el cuerpo y es fundamental para que el sistema de defensas de organismo trabaje correctamente, por lo que su carencia puede provocar infecciones. Además, juega un papel importante en la cicatrización de las heridas y en el metabolismo de los carbohidratos.

¿Dónde puedo encontrar el zinc?

Los alimentos ricos en proteínas lo contienen, sólo ten en cuenta que la carne de res, cerdo y cordero aportan más zinc en comparación con el pescado. También puedes encontrarlo en las nueces, granos enteros y levadura.

3. Selenio

Aunque el cuerpo lo necesita en cantidades pequeñas, el selenio es fundamental para producir proteínas que juegan un papel importante en la prevención del daño celular. Además, favorece el funcionamiento del sistema inmune y la tiroides.

¿Dónde puedo encontrar el selenio?

Para obtenerlo consume pescado, hígado, aves, carne de res, granos, huevo y ajo.

4. Cromo

El cromo es un mineral que no puede ser producido por el organismo, por lo que se debe obtenerlo de la alimentación. Contribuye en el metabolismo de las grasas y de los carbohidratos. También ayuda en el metabolismo de la insulina.

¿Dónde puedo encontrar el cromo?

La carne, el hígado, los huevos, el pollo, las ostras, el germen de trigo, las manzanas y los plátanos son buena fuente de cromo.