Tecnología
Movil, Internet, apps, gadgets, online. PD
Apple ya lanzó el aviso a navegantes en mayo de 2015, cuando estimó un periodo de dos años para completar la migración de 32 a 64 bits

Algunos ya lo bautizan como la próxima appocalipsis. Previsiblemente sucederá el próximo 5 de junio de 2017, fecha en la que están llamadas a desaparecer más de 187.000 aplicaciones de la AppStore de Apple.

Esa cifra representa el 8% del total de programas de la plataforma de la manzana, una vez completada la última purga en la que se borraron otras 75.000 aplicaciones zombies (programas en desuso pero con presencia en la plataforma).

Por lo pronto, todo parece preparado para que la fecha de estreno de la nueva versión de iOS 11 coincida con el inicio de la próxima Conferencia de Desarrolladores de Apple (Apple Worldwide Developers Conferencia, WWDC).

Y precisamente la nueva actualización del sistema operativo será la que acabe con la vida de todas aquellas aplicaciones que resulten incompatibles con los procesadores de 64 bits. De esa forma, se quedarían en la obsolescencia aquellos programas basados en arquitecturas de 32 bits.

La diferencia entre uno y otro procesador reside en el volumen de datos que puede manejar un microchip en el mismo periodo de tiempo. Así, el chip de 64 bits puede direccionar hasta 16 exabytes de memoria, frente a los sólo 4 gigabytes de memoria RAM de los procesadores de 32 bits.

Apple lo avisó hace dos años

Apple ya lanzó el aviso a navegantes en mayo de 2015, cuando estimó un periodo de dos años para completar la migración de 32 a 64 bits.

La primera vez que los dispositivos de Apple incorporaron los 64 bits fue en 2105, con el entonces iPhone 5S.

La forma más popular para detectar las aplicaciones de 32 bits -y condenadas a su desaparición-, consiste en permanecer atento a los mensajes emergentes que informan de que dicho programa podría ralentizar el uso del iPhone.

En el caso de los desarrolladores, el sistema de soporte de Apple ya se encarga de apremiar a los autores de las aplicaciones para que procedan a la actualización de las más antiguas. Esto se ha acelerado desde que circula la beta de iOS 10.3.

"La versión actual no funcionará con versiones futuras de iOS", reza un mensaje en el que se advierte de que "la aplicación necesita una actualización".

La medida será más coercitiva desde el 5 de junio, cuando los programas antiguos dejarán de funcionar.

Así, todos los programadores empezaron a darse por aludidos desde el otoño de 2014, cuando Apple fijó que todas las app lanzadas desde febrero de 2015 debía funcionar sobre 64 bits, rechazando la admisión de estos programas en los exámenes de evaluación de nuevas aplicaciones.

Rumores sobre el sistema operativo

Como no puede ser de otra forma tratándose de Apple, las novedades de la próxima versión del sistema operativo iOS forman parte de la rumorología. Nada será oficial hasta la conferencia de desarrolladores que se celebrará entre el 5 y el 9 de junio en San José (California, EEUU).

Pese a ello, los estudiosos de la marca apuntan una serie de mejoras relacionadas con el rendimiento de la batería, la eficacia en la conectividad WiFi y 4G, la personalización del centro de control, el acceso directo a determinados contactos, así como el estado y localización de los mismos. Todas las innovaciones formarán parte del iPhone 8', cuya presentación se espera para el próximo septiembre.