Tecnología
Lavadora Idealo

A todos se nos vienen a la mente algunas películas o series en las que se podía ver cómo los protagonistas organizaban sus tareas tan sólo con decirle a los electrodomésticos lo que precisaban o que lo hacían a través de unos comandos donde todo estaba centralizado. Hace unos años esta idea quedaba relegada para esto, para la ciencia ficción, pero las casas inteligentes son toda una realidad y es la tendencia que se va a mantener. Estamos en un momento donde, a través del mismo teléfono móvil, se va a poder saber cuándo ha terminado el programa de una lavadora o si es necesario comprar algo porque en la nevera se detecta la falta de un producto.

Por supuesto, esto tampoco es imprescindible y hasta que se pueda integrar de forma global falta todavía mucho tiempo. Algunas viviendas de nueva construcción ya están empleando este tipo de sistemas, pero es un camino que se está andando con bastante calma. De vuelta al presente toca renovar, cada cierto tiempo, los electrodomésticos y uno de los más usados es la lavadora. Siempre que ésta empieza a dar problemas los propietarios se echan las manos a la cabeza pensando en el dinero que tendrán que invertir, pero lo cierto es que se pueden encontrar, por ejemplo, lavadoras Beko desde 200€.

Una de las mejores maneras de realizar este tipo de compras es la de decantarse por la búsqueda en Internet. Para empezar, resulta mucho más sencilla porque desde la comodidad del hogar se pueden ver todos los modelos que hay en el mercado; se leen opiniones de otros clientes que ya las hayan comprado antes; se establece una comparación entre los diferentes precios y se ve, al detalle, todas las especificaciones con las que cuenten.

Cómo elegir la lavadora adecuada

Por suerte en el mercado hay una amplia variedad de modelos donde poder elegir y éstos son algunos de los aspectos a tener en cuenta.

  • Eficiencia. Para que el coste extra que se paga al inicio se rentabilice mes a mes. Es algo que hay que tener presente y que se debe valorar más pensando en el largo plazo ya que este tipo de electrodomésticos suelen tener una vida útil bastante prolongada y también tienen una garantía a la que remitirse, en el caso de ser necesario.
  • Tipo de carga. En España lo más común es que se opte por la carga frontal y quedan, totalmente relegadas, las de carga superior. Las primeras suelen ser algo más costosas pero, al tiempo, también cuentan con más programas entre los que elegir y emplean menos agua.
  • Capacidad de carga. Básicamente, hay que prestar atención al uso que se le vaya a dar porque una lavadora de mayor carga puede suponer un coste extra pero es posible que éste se ahorre al no tener que llevar a cabo lavados extra para satisfacer las demandas del hogar.
  • Centrifugado. Las lavadoras de hoy en día no suelen tener este problema pero hay lavadoras que cuentan con un centrifugado muy pobre y se acaba por obtener las prendas, prácticamente, encharcadas, lo que conlleva el que se vuelva a centrifugar por una segunda vez. Con unas 1200 revoluciones por minuto máximas estará bien.