Tecnología

La compañía estadounidense Microsoft ha desarrollado un planeador no tripulado con un sistema de inteligencia artificial, que es capaz de aprender, mientras vuela, la manera más eficiente de buscar termales (columnas de aire caliente). La tarea principal del planeador es encontrar las termales y usarlas para alargar el vuelo, pues, como indica su nombre, la mayor parte de sus viajes los hace únicamente planeando, sin necesidad de prender sus motores. Y las masas de aire caliente que constituyen las termales, suponen para este vehículo una suerte de empujones en su desplazamiento.

Según la compañía, el entrenamiento permitirá depurar el algoritmo de toma de decisiones en un entorno impredecible, para luego usarlo en otras áreas, incluyendo el transporte terrestre y aéreo, según recoge Vasily Sychev en N+1.--La inteligencia artificial aprende a buscar termales--.

Para entrenar la inteligencia artificial en el planeador, los investigadores unieron el proceso de decisión de Márkov con el aprendizaje bayesiano. El primero sirve como base matemática para modelar la toma de decisiones en situaciones donde el resultado depende en parte del azar, y en parte depende de quién toma la decisión. El segundo es un modelo de autoaprendizaje por ensayo y error en condiciones de incertidumbre.