Tecnología
La mansión de Waterloo donde vive el fugado Carles Puyidemont. Google Maps

Abracadabrante. No hay día en que no nos sirvan estos 'indepes' un número de circo y este tiene ribetes tecnológicos.

La lujosa mansión donde se aloja el prófugo Carles Puigdemont y el resto de 'consellers' escapados como conejos a Bélgica para eludir de momento la acción de la Justicia española aparece en estos momentos difuminada en Google Maps.

El servicio cartográfico de Google permite desde hace unos años que cualquier propietario reclame que se pixele la foto de su casa para que, por ejemplo, no se puedan identificar las puertas, ventanas o las vías de acceso a la vivienda.

El 'emborronamiento' de la imagen fue algo inicialmente reservado a los servicios de Estado, como el Ejército y la Policía, por obvias razones de seguridad, pero se ha extendido a cualquier persona. Un ciudadano particular, sea propietario simple inquilino, puede pedir que desdibujen la foto de su casa.

Carles Puigdemont, que desde su huida de Cataluña residía en el hotel President Park de Bruselas, se ha trasladado ya con los fugados exconsellers --Antoni Comín, Meritxell Serret y Clara Ponsati-- a un casoplón de dos plantas en Waterloo.

El palacete tiene 550 metros cuadrados, está a 30 kilómetros de la capital belga, y un alquiler de 4.400 euros al mes.

Waterloo fue escenario de la batalla que supuso la derrota de Napoleón Bonaparte y cambió la historia de Europa para siempre.

La casa es una mansión de ladrillo con seis habitaciones, tres baños, sauna, cocina superequipada, garaje para cuatro coches y una terraza de 100 m2 cuadrados que da a un bosque de 10 hectáreas en la calle del Abogado.

El contrato de alquiler está a nombre del empresario Josep Maria Matamala, amigo de Puigdemont.