Tecnología

El canal de Corinto es una vía de agua artificial que une el golfo de Corinto con el mar Egeo por el istmo de Corinto, según wp, abriendo esta vía al transporte marítimo​ y separando el Peloponeso del resto de Grecia.​ Mide 6,3 km de largo​ y se construyó entre 1881 y 1893.​ Fue construido por el ingeniero húngaro István Türr (1825-1908).​ Bajo los proyectos de Ferdinand de Lesseps, que recogían el antiguo trazado de Nerón, Türr dirigió las obras del canal de Corinto desde 1881. El canal fue inaugurado el 9 de noviembre de 1893.​

El canal evita el rodeo de 400 km alrededor de la península del Peloponeso a los barcos pequeños, ya que solo tiene 21 m de ancho y 8 de profundidad.​ A pesar de estas limitaciones, cerca de 11000 barcos cruzan el canal cada año, en su mayoría pertenecientes a rutas turísticas.​

En Grecia se encuentra una de las obras de ingeniería más espectaculares del mundo: el canal de Corinto. Es una vía de poco más de 6 kilómetros de largo que conecta los mares Jónico y Egeo, según RT.

Con tan solo 21 metros de ancho y 8 de profundidad, este canal es considerado el más estrecho del mundo para la navegación marítima. Estas dimensiones hacen que la vía de comunicación sea insuficiente para el paso de grandes buques de carga y embarcaciones transatlánticas de la actualidad.

Sin embargo, es una de las atracciones turísticas de la región por las vistas espectaculares de los muros de piedra caliza de hasta unos 79 metros de altura.

El canal fue excavado sobre la roca del istmo de Corinto, separando la península de Peloponeso del resto de Grecia.

La idea sobre la construcción de este canal se venía concibiendo desde al menos el siglo VII a.C., pero en reiteradas ocasiones se canceló debido a las dificultades técnicas para la época y lo costoso que resultaba su ejecución.

El proyecto del canal de Corinto revivió tras la independencia de Grecia del imperio Otomano en 1830, y finalmente fue inaugurado en el año 1983.

En la actualidad, más de 10.000 embarcaciones, en su mayoría relacionadas con el turismo, cruzan el canal cada año, acompañadas de buques remolcadores para evitar accidentes.