Tecnología
Los recientes ciberataques sufridos en las cuentas de correo de Yahoo! ponen en evidencia lo importante que es la seguridad de la información en nuestros teléfonos, correos electrónicos, gestiones on line e internet

Una de las claves de los procesos de cifrado de las comunicaciones es la factorización. Cuando una persona envía información cifrada a través de internet, "en primer lugar, los datos son cifrados para enviarlos al lugar de destino y para ello se utilizan pares de claves cuya seguridad descansa en la dificultad de descomponer un números grande en sus factores primos", explica Vicente Martín, uno de los autores del estudio y director del Centro de Simulación Computacional de la UPM en la ETS de Ingenieros Informáticos, según reporta la UPM.

"Dado un número grande, es muy difícil calcular sus factores primos. Es la complejidad computacional de este problema, aparentemente sencillo pero que ha resistido siglos de investigación en matemáticas, lo que confiere seguridad a la mayoría de algoritmos de cifrado".

Aunque el problema de factorización haya resistido hasta ahora todos los esfuerzos de los criptoanalistas, lo cierto es que su complejidad computacional real es todavía desconocida. Lo que sí se sabe es que, si pudiésemos usar un ordenador cuántico en lugar de uno clásico, el problema sería fácil de resolver."Lo primero que hicimos fue redefinir el problema de modo que ya no tengamos que esperar a tener un ordenador cuántico completamente operativo para poder utilizar con normalidad el algoritmo creado por Shor. Hemos reformulado el problema de la factorización entera de un número grande en otro aritméticamente equivalente que depende de una función de los factores primos. Esa función puede asociarse con la energía de un dispositivo cuántico que puede medirse para obtener los factores", explica Jose Luis Rosales, investigador de la UPM que ha desarrollado el estudio.

El estudio no solo abre una nueva manera de resolver el problema de factorización. Demostrando que hay un dispositivo físico que tiene acceso a los números primos, se puede estudiar su estadística y arrojar luz sobre problemas de matemática puras. En particular la distribución de los números primos entre el resto de los números, problema íntimamente relacionada con la hipótesis de Riemann y cuya demostración es uno de los famosos problemas de Hilbert y uno de los problemas abiertos, nominados como uno de los siete problemas del milenio y premiado con un millón de dólares por el Clay Institute.