Tecnología

La Comisión Europea ha acusado este jueves a la multinacional de cable y telecomunicaciones Altice de haber tomado el control del operador luso Portugal Telecom antes de contar con la luz verde Bruselas para cumplir la compra.

El Ejecutivo comunitario autorizó esta operación con condiciones en abril de 2015, después de que Altice notificara en febrero del mismo año su intención de adquirir PT Portugal.

En el pliego de cargos remitido a la multinacional con sede en Países Bajos, Bruselas explica que cree que Altice "procedió a la compra antes de que se adoptara la decisión de autorizar" la operación por parte de la Comisión ", en parte, antes incluso de notificar" la intención de compra.

A juicio de la institución comunitaria, Altice ya estuvo en condiciones de ejercer una "influencia determinante" sobre el operador luso desde el momento en que pactó su compra, en diciembre de 2014, con la brasileña Oi, que controlaba entonces PT. "Una influencia que, en efecto, ejerció en algunos casos", ha recalcado la Comisión en un comunicado.

"Las empresas que se adelantan a los acontecimientos y ejecutan las operaciones antes de notificarlas o de recibir la autorización lo que hacen es comprometer el buen funcionamiento del sistema de control de la UE", ha criticado en una declaración la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

Las reglas comunitarias obligan a las compañías que participan en operaciones de compra a notificar estas acciones antes de ponerlas en práctica y también a esperar a llevarlas a cabo hasta contar con el permiso formal de Bruselas.

Se trata de un procedimiento que permite a la Comisión de examinar las operaciones, según recalca la institución europea, que también ha subrayado que la obligación a esperar al visto bueno formal "evita consecuencias potencialmente negativas" en el mercado de las operaciones sometidas al control.