Tecnología

El pleno del Parlamento Europeo ha dado este jueves su visto bueno a las nuevas normas para que los europeos que contraten el visionado de películas, música, juegos u otros contenidos 'online' que ofrecen plataformas como Netflix o Spotify tengan derecho a la "portabilidad" de este servicio cuando viajan a otros Estados miembros.

Aún es necesario que los Veintiocho den formalmente luz verde a las nuevas reglas y a partir de entonces los Estados miembros tendrán un plazo de nueve meses para trasladarlo a su legislación nacional y permitir que los usuarios hagan uso de sus abonos a contenidos digitales desde cualquier otro país de la IE.

El acuerdo prevé mecanismos de salvaguarda para evitar abusos como la verificación de la residencia permanente del usuario, para evitar que se incurra en violaciones de los derechos de auto.

El operador podrá proceder a ese control si tiene dudas razonables de que se está produciendo un abuso, pero deberá limitar dicha verificación a dos de los diez criterios se permitirán en la nueva norma y que incluyen desde comprobar el DNI hasta solicitar una declaración de impuestos, una dirección postal o la dirección IP desde la que el suscriptor accede al servicio.

También cuenta con condiciones estrictas para la protección de datos y privacidad de los usuarios, de modo que los operadores deberán tomar medidas para asegurar que el tratamiento de los datos personales de sus clientes es "proporcionado" y está sujeto a garantías de seguridad, en especial para la comprobación de las direcciones IP.

El 64% de los europeos --y 67% de los españoles-- se conectó a Internet para acceder a videojuegos, imágenes, películas o música a lo largo de 2016, según datos ofrecidos por la Comisión Europea.