Tecnología
Jeff Bezos, fundador y propietario de Amazon. AZ
El abuelo le dio entonces una lección de vida: "es más difícil ser amable que ser inteligente"

La repentina subida del valor de las acciones de Amazon le sirvió a Jeff Bezos para convertirse en el hombre más rico del mundo.

Pero solo por un día. Su "gloria" fue tan voluble como la bolsa.

Del Washington Post a una cadena de supermercados: los tentáculos del imperio de Jeff Bezos más allá de Amazon

Brezos destronó por unas horas a Bill Gates como la mayor fortuna a nivel global, luego de que el valor de mercado de Amazon, la tienda para ventas en línea que creó, superara este miércoles los US$500.000 millones.

Según el índice de multimillonarios de la revista Forbes y de Bloomberg, tras el repunte de las acciones, la fortuna del empresario ascendió a US$90.900 millones, frente a los US$90.500 millones que se calculacuentael fundador de Microsoft.

Pero en la tarde de este jueves, el "trono" de los multimillonarios volvió a su antiguo rey: Bill Gates.

Una caída en el valor de las acciones de Amazon dejó la lista de los más ricos como estaba a inicios de semana.

Te contamos algunas curiosidades que tal vez no conocías sobre quien fue el hombre más rico del mundo por un día, cuyo apellido le viene de su padrastro, un cubano que llegó a EE.UU. con 15 años a buscar fortuna.

1. Le gusta invertir en casas y en cohetes espaciales

A principios de este año, Bezos pagó US$23 millones por un antiguo museo textil en Washington DC.

¿El objetivo? Convertirlo en una casa para su familia.

Una vez que esté terminada, tendrá como vecinos de ese barrio exclusivo al expresidente Barack Obama y a Ivanka Trump y su marido Jared Kushner.

El empresario también tiene casas en Seattle y Beverly Hills, pero el gasto en propiedades es insignificante en comparación con la principal pasión del también dueño de The Washington Post: los cohetes espaciales.

Él mismo ha confesado que vende cada año alrededor de US$1.000 millones en acciones de Amazon para financiar Blue Origin, el proyecto que creó en el año 2000 para desarrollar naves que permitan viajes espaciales comerciales.

2. Regala plátanos en Seattle

Cerca de 4.500 transeúntes en Seattle, estado de Washington, reciben cada día un plátano de regalo de parte del dueño de Amazon.

Pero la idea ha sido duramente criticada por dos motivos: ha afectado el comercio de la fruta en la ciudad y se considera una "minucia" como gesto de filantropía.

Aunque Bezos ha donado millones de dólares a organizaciones sin fines de lucro, no se compara con lo hecho por otros multimillonarios como Bill Gates o Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, quinto en la lista de los más ricos del mundo.
Image caption Bezos pidió en un tuit ideas para apoyar causas filantrópicas "aquí y ahora".

Pero el mes pasado, Bezos anunció que estaba abierto a nuevas ideas para apoyar causas sociales.

En un tuit, pidió sugerencias para encontrar formas en las que podría donar dinero para ayudar a las personas "aquí y ahora".

3. Su hermano es un "héroe"

Pero si el dueño de Amazon ha sido cuestionado por su débil compromiso con causas filantrópicas, su hermano Mark Bezos es el "héroe" de la familia en ese sentido.

Cuando era joven, Mark abandonó la universidad, donde estudiaba publicidad, para comenzar a trabajar en Robin Hood, una organización de lucha contra la pobreza en Nueva York.

Ha sido, además, bombero voluntario por años.

En una charla TED en 2011 Mark Bezos contó que cuando tuvo que luchar por primera vez contra un incendio, estaba interesado en mostrar todo de lo que era capaz.

A uno de sus compañeros, una persona del edificio en llamas le pidió que rescatara su mascota.

A él se le acercó una mujer y le suplicó que le buscara un par de zapatos.

La mujer, contó Mark Brezos, le agradeció emocionada.

¿La lección que aprendió durante esos años?: "si tienes algo que dar, aunque sea pequeño, dalo ahora".

4. Le encantan las matemáticas

Según contó en una conferencia en Princeton en 2010, cuando era niño pasaba mucho tiempo con sus abuelos en un rancho de Texas, donde aprendió a vacunar ganado... y a interesarse por "calcularlo todo".

"A esa edad, cualquier cosa me servía para hacer estimaciones y hacer aritmética. Calculaba el consumo de oxígeno de las personas, el gasto mensual en comida. Todo estadísticas inútiles ", dijo.

Calculó, por ejemplo, que de seguir fumando como lo hacía, su abuela viviría nueve años menos.

Tras ese cálculo, esperaba ser galardonado por su inteligencia y sus habilidades matemáticas. Pero al escucharlo, la abuela se echó a llorar.

El abuelo le dio entonces una lección de vida: "es más difícil ser amable que ser inteligente".

5. Es fanático de Star Trek

Una de las ventajas de ser multimillonario es poderse permitir ciertos caprichos.

Jeff Brezos es fanático de Star Trek y, de hecho, tuvo un papel secundario en la última película de la saga.

Quizás te cueste recordarlo, porque llevaba un disfraz. Pero sí, es él quien está detrás de la máscara de esta foto.

6. Es un futurista

Bezos no es solo un fanático de la ciencia ficción, sino que también tiene una arraigada visión futurista.

Es de los que aspira a un futuro con hoteles espaciales, parques de diversiones y ciudades en órbita alrededor de la Tierra.

Y sus sueños son cada vez más "estratosféricos".

"Quiero que millones de personas vivan y trabajen en el espacio, quiero que seamos una civilización espacial", le dijo a la revista Geekwire el año pasado.

Bezos predice que en los próximos siglos, las industrias pesadas, la minería y la generación de energía tendrán lugar en otros planetas y la Tierra se convertirá así en un mejor lugar para vivir.

Pero como dice el lema de Blue Origin, su compañía de cohetes espaciales, esto será Gradatim Ferociter.

Es decir, paso a paso, implacablemente. "Pasito a pasito, suave suavecito", como dice la canción de moda este verano.