Tecnología

El vídeo Gangnam Style del artista coreano Psy llegó a un -nunca alcanzado hasta el momento- billón de visualizaciones el 21 de Diciembre de 2012 tras su estreno en julio del mismo año. Pero este vídeo viral tiene algo único y es que se propagó con el mismo mecanismo que un virus de transmisión aérea.

Esto concluyen investigadores, liderados por Zsofia Kallus, de la universidad Eotvos de Budapest en su estudio ‘Video Pandemics: La propagación mundial del video viral Gangnam Style de Psy'.

Como explica Ana Mayor en 'La Vanguardia' este 29 de julio de 2017, este vídeo se esparció de manera única ya que en lugar de que se popularizara a través de medios de comunicación, se fue propagando directamente de usuario a usuario al compartir el link de la canción en las cuentas de sus redes sociales.

Los autores asumen que solo los fenómenos virales de las características del Gangnam Style pueden mostrar similitudes con pandemias víricas globales, que originariamente estaban "ceñidas a una región limitada y tras un brote alcanzan penetración global".

La transmisión de enfermedades siempre se ha producido de manera ondulante, como una ola que nace en un punto determinado y desde ahí se expande hacia el exterior.

Para medir la velocidad y la extensión de la propagación del "virus" del Gangnam Style, los investigadores buscaron en Twitter las palabras "gangnam" y "style" ya que los contenidos de esta red social además de ser públicos, permiten localizar la hora y fecha exactas, además del punto geopolítico exacto en el que se publica un tweet.

La representación gráfica de la propagación de esta canción necesitó que los autores del estudio localizaran de qué punto del planeta partió la "epidemia" y a continuación observar cómo se propagó hasta convertirse en el hit mundial en el que finalmente se convirtió.

Para llevar a cabo el estudio dividieron el planeta en 261 grandes regiones administrativas y averiguaron que el núcleo del cual partió la epidemia, donde se creó "el brote" fue Filipinas, a pesar de que debería haber sido Seúl (Corea del Sur), donde fue creado el vídeo.

La explicación se debe a que no hayan podido medir el poco tiempo que tardó en llegar el vídeo de Seúl a Filipinas, pero sobre todo se debe a que Filipinas además de hablar más en inglés, están más conectados a las redes sociales.

El estudio concluye que este contenido en particular (con la posibilidad de extrapolar la teoría a otros fenómenos virales) a pesar de haberse propagado por redes sociales, la explicación de su éxito no tiene ninguna explicación tecnológica.

El éxito del vídeo Gangnam Style no reside en sus características musicales o visuales sino en los fuertes lazos sociales que unen a las personas de todo el mundo aunque no compartan ubicación, cultura o lengua.