Tecnología

Bimbo tenía un crimen por encargo. Uno más. No era uno político. Pero en principio consistía en un "trabajo" fácil y no debía despreciarlo. Era el 22 de febrero cuando le asignaron la tarea a este sicario de Bogotá. Debía asesinar a un reciclador en la localidad de Bosa de la capital colombiana.

Pero algo falló. Más precisamente, su arma. Huyó antes de que respondieran con fuego su misión. Pero al escapar, percibió que una pareja que ingresaba a su vivienda con su vehículo lo había visto. No quería dejar testigos y no vaciló: asesinó al conductor del automóvil, Ángel Giovany Aparicio, un paramédico. A su lado estaba su novia, quien desesperada y aterrada lo sostuvo en sus brazos los segundos finales de su vida, según recoge Infobae.--Mataron a su novio, conquistó al asesino con fotos hot por Facebook y lo entregó--.

La mujer lo conquistó, ganó su confianza plena. Intercambiaron mensajes todos los días, de todo tipo. Orales y escrito. Ella le enviaba fotografías sexuales, incluso. Le contaba que estaba sola, que había sido condenada y que cumplía la sentencia en su casa. Decía pertenecer a una peligrosa banda criminal. Por el momento, sería difícil que se conocieran. Pero le indicaba que estaba ansiosa y continuaba mandándole fotos íntimas, sin que su rostro apareciera.

Ciego, él también comenzó a contarle sobre su vida. A confesar. Le relató varios homicidios, pero sobre todo el que más le importaba a ella: el de su novio, el paramédico Aparicio. Al escuchar el mensaje que Bimbo le enviaba por el sistema de mensajería, la joven sintió que la sangre se le congelaba. Pero también sabía que tenía la prueba que tanto necesitaban las autoridades para hallar justicia.