Tecnología
Ordinariez Pixabay/ Imagen ilustrativa

La tranquilidad del barrio de Pinar de Chamartín se vio asaltada en la tarde del viernes por una macropelea protagonizada por 60 jóvenes, la mayoría menores, a la altura del número 335 de Arturo Soria. Era el resultado, según informaron fuentes policiales, de un pique que comenzó en la red social de Instagram entre dos grupos enfrentados y que culminó en la vida real a patadas y puñetazos. Los chavales, la mayoría chicas, se citaron en el parque que hay en la zona para pegarse. Cuando comenzaron a correr los golpes, algunos salieron corriendo para esquivarlos. Dos chicas buscaron refugio en el bloque 333 de la citada calle. «Por favor, déjenos pasar y cierre. Quieren pegarnos», imploraron nerviosas al portero. Según narra el trabajador, les dejó que permanecieran escondidas unos minutos en el interior mientras él se encargaba de dar la voz de alarma a la Policía.

«Al rato pasó una marabunta de chavales por el lado izquierdo del edificio, pero ellas no salieron. Luego apareció otro montón por el lado derecho; ahí sí que se fueron. Se ve que eran los de su pandilla y ya se sentían protegidas», relata el conserje. En ese momento llegaron cuatro patrullas de la Policía Nacional y una ambulancia del Samur; los primeros para poner orden e identificar a los integrantes de la trifulca; los servicios sanitarios, para atender a uno de los jóvenes, que había recibido un fuerte golpe en la nariz y estaba sangrando. Según informaron desde Emergencias Madrid, el afectado presentaba una posible fractura del tabique, según recoge Tatiana G. Rivas en ABC.

«Nunca se había visto algo así en la zona. Eran todos niños de bien del barrio y tendrían entre 15 y 17 años. 19 como mucho, alguno. Había una chica rubia que daba patadas al árbol y gritaba: ‘Me lo han dejado en el Samur'. Se ve que se refería a su novio, que le habían hecho algo. Yo creo que todo era por algún asunto de celos. Casi todas eran chavalas", apuntaba una de las testigos.

La quedada de los jóvenes por redes sociales se produjo alrededor de las siete de la tarde. Alas ocho, la Policía Nacional había puesto fin al incidente. Ninguno de los consultados decía conocer a los integrantes del altercado.

«Éste es un barrio tranquilo. La gente joven no da problemas. Los únicos incidentes que tenemos aquí son con los chicos que vienen del centro de menores de Arturo Soria (el Centro de Adaptación Cultural y Social -Cacys- Manzanares). Nos roban», apuntaban desde un establecimiento.

Fuente original: ABC/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Así echan de un avión de American Airlines a la modelo 'fitness' más famosa de Instagram