Tecnología
Piratas infromáticos YT

El viernes pasado, 16 de febrero de 2018, la justicia estadounidense acusó a 13 ciudadanos rusos de interferir en las elecciones presidenciales de 2016 -ganadas por Donald Trump- con "el objetivo estratégico de sembrar discordia en el sistema político de Estados Unidos".

Según los fiscales, desde 2014 la Agencia Rusa de Investigaciones de Internet (IRA, por su sigla en inglés) se encargó de reunir identidades robadas de ciudadanos estadounidenses y crear una formidable enciclopedia de lo que "funciona" en las redes sociales a la hora de hacer enojar a los estadounidenses hablando sobre política.

Dos miembros de la agencia viajaron supuestamente a EEUU para obtener más información en un periplo que abarcó nueve estados, según los legisladores.

A su vuelta en Rusia, la IRA habría comenzado a publicar contenido en internet haciéndose pasar por voluntarios estadounidenses para recibir consejos sobre cómo llamar la atención de los votantes de la manera más efectiva.

Un voluntario real residente en Texas les dijo a los rusos que apuntaran a los estados "púrpura", aquellos en los que la carrera electoral iba a ser más ajustada (pues oscilan entre el apoyo a los republicanos y a los demócratas).

Y así hicieron los rusos, según la justicia estadounidense.

Vota a Trump... o no votes

Hacia 2016, las operaciones se habían incrementado a medida que se acercaban las elecciones presidenciales.

Aparentemente, IRA tenía un presupuesto de más de un millón de dólares diario. Según las autoridades estadounidense, ese dinero se usó para comprar anuncios en sitios como Twitter y Facebook.

"¡Hillary Clinton no se merece el voto negro!", decía uno publicado en mayo de 2016.

"¡Trump es nuestra única esperanza para un futuro mejor!", aseguraba otro un mes más tarde.

La intención era crear una atmósfera de división y odio en internet. El Kremlin, dice la acusación, quería desestabilizar Estados Unidos. Quería influir en el voto de algunas personas y, a otras, sobretodo pertenecientes a minorías, persuadirles de no votar.

Moscú niega rotundamente estas acusaciones, que considera "absurdas".

El escrito judicial, publicado el viernes, dice que la IRA controlaba, además, una cuenta de Instagram llamada "Woke Blacks" (negros despiertos, en español).

"La exageración y el odio particular hacia Trump están engañando a la gente y obligando a los negros a votar a 'Killary'" (juego de palabras en inglés que conjuga la palabra kill -matar- con Hillary), se lee en un mensaje publicado en octubre de 2017.

"No podemos recurrir al menor de los dos demonios. Entonces, sin duda lo mejor es que no votemos A NINGUNO".

Fuente original: BBC Mundo/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Donald Trump fulmina al director del FBI