Tecnología
Dinero Military University

Al menos tres entidades financieras en México han sido golpeadas en los últimos días por un millonario robo cibernético. De acuerdo a lo informado por Reuters, los hackers han robado al menos 300 millones de pesos mexicanos (aproximadamente 15 millones de dólares), aunque otras fuentes hablan de 400 mdp (20 millones de dólares), según Victor Román, N+1.

El método usado por los ciberdelicuentes no fue demasiado sofisticado, primer crearon órdenes fantasmas para mover decenas de miles de pesos a cuentas falsas y luego retiraron el dinero rápidamente en docenas de sucursales de bancos como Banorte, el cual habría sido el más afectado con una pérdida de aproximadamente 7 millones de dólares.

El otro banco que también ha resultado afectado es el BanBajío con un robo de similares proporciones. Pero no son los únicos, Lorenza Martínez, directora del Sistema de Pagos del Banco de México (Banxico), dijo que son cinco los bancos que se han visto afectados por “transferencias no autorizadas”. Sin embargo no admitió que se trate un ataque de hackers.

Debido a la modalidad con la que los hackers han efectuado el robo (que comenzó el mes pasado), no se descarta que hayan recibido ayuda desde adentro de los bancos. Estos retiros de efectivo particularmente grandes no son comunes.

Por eso, es probable que los funcionarios de las entidades financieras realicen investigaciones internas. “En términos de la seguridad de las oficinas del banco, creo que eso es parte del análisis que está haciendo cada banco”, comentó Martínez en la entrevista, quien también aseguró que el sistema de transferencia interbancaria SPEI de Banxico no se vio comprometido, pero que el problema tenía que ver con el software desarrollado por instituciones o proveedores externos para conectarse al sistema de pagos.

El banco central y los grupos financieros han dicho que hasta el momento ningún cliente se ha visto afectado. “Las transferencias afectaron las cuentas de las instituciones financieras en el banco central”, explicó Martínez. Asimismo, agregó que como medida de seguridad, los bancos migraron a una tecnología alternativa más lenta para procesar los pagos, lo que estaría afectando los respectivos sistemas de cada empresa.

Esta es una de las pocas veces que hackers atacan un banco para robar dinero de verdad. En el pasado, distintos hackers han atacado otras organizaciones como casas de cambio de criptomonedas o los servidores de Tesla, pero con la intención de robar criptomonedas.