Tecnología
Álex Pérez EE

El currículum de Alexandre Pérez Casares (Valladolid, 1983) luce impecable sobre el papel. Graduado en Ingeniería Industrial por la Universidad de Valladolid, en la ciudad aún recuerdan el día que el periódico llevaba a página completa su expediente, el mejor de la historia de la escuela con 50 matrículas de honor. "Industriales en Valladolid es famosa por ser una de las carreras más duras y largas de España", recuerda un alumno que lo conoce. "Así que no, Álex tonto no es".

La excelencia le valdría premios -el Extraordinario de su universidad y el Nacional de Ingeniería en 2006- y becas -la de Caja Madrid, Fundación Carolina y Fulbright- con las que se marchó a estudiar a Estados Unidos: primero a Standford (un MBA) y después a Harvard (un MPA, máster en Administración Pública). La experiencia y contactos en ambas le llevaron a su posición actual: un extraño híbrido entre la élite académica e intelectual internacional y su día a día en una de las 'startups' más sonadas de nuestro país: Fever, una 'app' para buscar planes en la ciudad, según recoge Analía Plaza en El Español.

Álex es cofundador y presidente de Altius Society, una suerte de club de pensadores que desde 2014 reúne en Oxford anualmente a varias de las mentes más brillantes del planeta para debatir sobre el futuro de la humanidad. Solo a la edición de este año acudieron, entre otros, tres premios Nobel -Sheldon Glashow (Nobel de Física en 1979), Rajendra Pachauri (Nobel de la Paz en 2007) y Harold Varmus (Nobel de Medicina en 1989)-, una Medalla Fields (Sir Michael Atiyah) y perfiles políticos como Enrique Iglesias (expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo).

Junto a él está Carlos Blanco, a quienes muchos recordarán por ser el niño superdotado de 'Crónicas Marcianas'. Carlos es académico, trabaja como profesor en la Universidad Pontificia de Comillas y la complementariedad con Álex es perfecta: él pone la cabeza pensante y humanista, mientras que Álex aporta el brazo ejecutor y los contactos políticos de la sociedad. Ambos definen Altius como la antítesis de Davos: un lugar donde no se va a cerrar tratos, sino a pensar.

Fuente original: El Español/Leer más

VÍDEO DESTACADO: App para Google Glass entrena a niños autistas para tener mejores conversaciones