Tecnología
Teléfonos móviles. PD
La línea tiene una tarificación adicional, de la que los estafadores se llevan una parte, y una locución automática intentará retener al usuario el mayor tiempo posible

Hay timos que son como el turrón, que siempre vuelve. Esta semana, la Policía Nacional y la Guardia Civil han alertado del «timo de la llamada perdida».

Conocido desde hace años, lo que cambia es el prefijo del teléfono desde el que llaman.

Según explican las autoridades, este timo consiste en que el usuario recibe una llamada corta en su móvil, sin tener tiempo para responder, quedando registrada en el teléfono como una «llamada perdida».

Sin embargo, si el receptor decide devolver la llamada, le costará caro.

La línea tiene una tarificación adicional, de la que los estafadores se llevan una parte, y una locución automática intentará retener al usuario el mayor tiempo posible.

Según recoge la cuenta oficial de la Benemérita, ahora este timo suele usar los prefijos 355 (Albania), 225 (Costa de Marfil), 233 (Ghana) y 234 (Nigeria). «Ignora y no llames», aconseja la Policía.

No obstante, este timo no es nuevo. En otras ocasiones han sido asociaciones de consumidores las que han alertado sobre ella, procedentes de prefijos como el 905 o el 218 (Libia).