Tecnología
Móvil Pixabay/ Imagen ilustrativa

Los móviles emiten bajos niveles de campos electromagnéticos, en particular, radiofrecuencias. Por lo tanto, es razonable preguntarse por sus posibles efectos sobre la salud a largo plazo. Sin embargo, todavía no podemos dar una respuesta concluyente a esta pregunta, puesto que no contamos con suficientes evidencias científicas al respecto. Por ese motivo precisamente estamos llevando a cabo diversos estudios y esperamos que en los próximos 2-3 años puedan arrojar luz sobre este asunto.

Sabemos que la exposición a radiofrecuencias se reduce de manera exponencial con la distancia, lo que significa que basta con alejar dos centímetros el teléfono de la cabeza cuando hablamos para reducir drásticamente la exposición de nuestro cerebro. Por otra parte, los teléfonos emiten menos radiofrecuencias cuanto mejor es la cobertura, ya que cuando reciben buena señal no tienen que esforzarse tanto para establecer la conexión y, por lo tanto, sus emisiones son menores, según recoge Elisabeth Cardis en La Vanguardia.

Las personas que deseen reducir su exposición a los campos electromagnéticos de los teléfonos móviles, por lo tanto, pueden adoptar medidas muy sencillas, como usar el altavoz, el manos libres o los auriculares, enviar mensajes o notas de voz en lugar de hacer llamadas o hablar desde lugares donde haya buena co-
bertura.

Para reducir la exposición a los campos electromagnéticos de los teléfonos móviles se puede usar el altavoz, el manos libres o los auriculares, enviar mensajes o notas de voz en lugar de hacer llamadas o hablar desde lugares donde haya buena cobertura.

En todo caso, conviene tener presente que hasta la fecha no se ha probado la existencia de efectos negativos sobre la salud de las radiofrecuencias a los niveles emitidos por los móviles. Nuestra experiencia de años haciendo vigilancia epidemiológica, primero desde el Centre de Recerca en Epidemiologia Ambiental (Creal) y ahora desde el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), nos induce a imaginar que, en caso de existir un riesgo para la salud, este sería pequeño a nivel individual. Habrá que esperar para comprobar si los estudios lo corroboran.

Fuente original: La Vanguardia/Leer más

VÍDEO DESTACADO: ¡Ojo!: Abusar del móvil provoca desequilibrios químicos en el cerebro de los jóvenes