Tecnología
Radiación de los "smartphones" YT/Imagen Ilustrativa

Mostraron un mayor riesgo de tumores, daños en el ADN o los tejidos y un menor peso corporal en algunos grupos de roedores, aunque no tuvo ningún efecto evidente en otros animales y, por el momento, no hay ninguna implicación clara para la salud humana.

John Bucher, un experimentado científico involucrado en este estudio, que tuvo una duración de 10 años, fue cauteloso a la hora de interpretar los resultados. Dado el patrón inconsistente de los hallazgos, el hecho de que los sujetos fueran ratas y ratones en vez de personas, y el alto nivel de radiación utilizado, el experto señaló que no podía extrapolar los datos a posibles efectos sobre la salud de los humanos.

"En este punto no creemos que podamos saber lo suficiente sobre los resultados como para poner un alto grado de confianza en los hallazgos", remarcó.

Bucher, en ese sentido, también aclaró que "no he cambiado la forma en que uso un teléfono celular".

Se cree que el informe realizado por el Programa Nacional de Toxicología es la evaluación más exhaustiva acerca de los efectos sobre la salud de dicha radiación en ratas y ratones e involucró a 3,000 animales de prueba. Un borrador del estudio fue publicado recientemente, aunque habrá otra revisión de expertos externos en unas semanas. Entre otras cosas, los revisores examinarán si algunos de los resultados pueden ser simple "ruido" estadístico.

El tema del impacto de la radiación de la telefonía móvil en la salud humana ha sido objeto de acalorados debates durante años. En 2010, la Comisión Federal de Comunicaciones fue atacada después de que se descartara una indicación que decía que los consumidores compraran teléfonos con menos emisiones de radiación. Y en 2015, el ayuntamiento de Berkeley aprobó una ordenanza en la que instaba a los vendedores que debían advertir a los compradores sobre el riesgo de llevar dispositivos demasiado cerca de sus cuerpos. La CTIA, que representa la industria inalámbrica, demandó y dijo que las advertencias estaban "mal informadas" y que violaban los derechos de la Primera Enmienda de los minoristas.

El hallazgo más fuerte en el nuevo estudio incluyó ratas macho -pero no ratas hembras ni ratones machos o hembras- que desarrollaron tumores en los nervios que rodean sus corazones. Los investigadores también vieron aumentos en el daño al tejido cardíaco en ratas macho y hembra. Si se confirman estos resultados, según Bucher, sugeriría que este tipo de radiación podría ser un carcinógeno "débil".

Fuente: Infobae/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Las falsificaciones de smartphones hacen perder al sector 45.300 millones de euros