Tecnología
El futuro iPhone X Plus con pantalla de 6,5 pulgadas. Apple.

La palabra 'fracaso' no figura en el diccionario de Apple. Ni siquiera como opción. Y cuando algo no sabe como se había planeado, antes de que tode cuerpo el fracaso, se tapa con un nuevo invento.

La compañía de la manzana está trabajando en tres nuevos modelos de iPhone que llegarían este año para intentar animar las ventas tras la pifia de su último modelo, el iPhone X.

Apple lanzará en el otoño de 2018 su terminal más grande hasta la fecha, una nueva versión del X actualizada y un modelo más barato que incluya algunas de las características de su tope de gama.

Así lo publica la agencia Bloomberg, que asegura que el objetivo de la compañía comandada por Tim Cook sería, por un lado, atraer al cada vez mayor número de consumidores que optan por los denominados phablets; y, por otro lado, a aquellos que buscan una versión más barata que los 1.159 euros que cuesta el iPhone X.

Por el momento, Apple ya está probando estos modelos con sus proveedores, aunque los planes todavía no están cerrados y podrían cambiar, según las fuentes de la agencia.

A pesar de las grandes expectativas sobre el modelo que marcaba el décimo aniversario del dispositivo que ha cambiado el mundo tecnológico y ha hecho de Apple la compañía más valiosa del mundo (casi 1 billón de dólares), la realidad es que el iPhone X no ha cumplicado las expectativas.

Apple vendió en el cuarto trimestre 77,3 millones de iPhones, un 1% menos, cuando los analistas esperaban 80,2 millones. No obstante, el aumento de precio permitió a la compañía mejorar un 13% la facturación proveniente de sus dispositivos móviles y cerrar un nuevo trimestre de beneficios récord.

Parece que los consumidores han sido sensibles al aumento del precio del terminal de referencia de la compañía, mientras que los modelos anteriores, especialmente el iPhone 8, no han terminado de cuajar como se esperaba. Ante esta situación, Apple ha decidido tomar cartas en el asunto y de ahí estos tres nuevos modelos que está probando.

De hecho, la empresa notificó a comienzos de este 2018 a sus proveedores que reducirá a la mitad el objetivo de producción de su smartphone más avanzado, con lo que pasará a rondar los 20 millones de teléfonos en este periodo.

En España, el iPhone X ni siquiera está entre los terminales más vendidos, y la cuota de mercado de Apple está cayendo.

Un nuevo terminal 'gigante'

El nuevo iPhone 'gigante' tendría una pantalla de 6,5 pulgadas, convirtiéndose en uno de los terminales más grandes de todo el mercado. Aunque el teléfono en sí tendría un tamaño similar al iPhone 8 Plus, la pantalla tendría una pulgada más, siguiendo el diseño del X, que amplía la pantalla hasta los extremos.

Este nuevo iPhone iría dirigido sobre todo a clientes corporativos, y como el iPhone 8 Plus, incluiría aplicaciones que permitirían la partición de la pantalla, facilitando la multitarea. El problema es que un iPhone demasiado grande podría canibalizar las ventas de los iPad, justo cuando las tablets de Apple volvían a crecer.

Este terminal 'gigante' vendría con una resolución de 1242 x 2688, similar a la del iPhone X, de sólo 5,8 pulgadas. Además, también utilizaría la tecnología OLED y el reconocimiento facial. Apple tampoco descarta una doble SIM, cada vez más demandada, especialmente en Europa i Asia donde es frecuente que los ejecutivos viajen entre diferentes países.

En cuanto a la actualización del iPhone X, el remozado buque insignia llevaría una nueva generación del procesador A12 (también en el modelo de 6,5 pulgadas). Ambos también incluirían un modelo dorado, que ya intentó con el iPhone X pero que tuvo que abandonar por problemas de producción. El dorado es un modelo especialmente popular en Asia y Apple lo incluye desde el 5S.

LAS IMAGENES

Dos imágenes han aparecido mostrando lo que serían las pantallas del iPhone X Plus que Apple lanzaría después de verano, en el ya tradicional evento de mediados de septiembre. Las fotos que se subieron al foro chino MacX –y posteriormente eliminadas– pertenecen supuestamente a la línea de producción de LG en Vietnam, en una primera prueba de producción.

Un iPhone 'barato'

La posibilidad de lanzar un teléfono más barato sería un reconomiento de que los modelos más asequibles de la compañía, los iPhone 8 (809 euros en España), son demasiado similares a los iPhone 6 de 2014.

Este nuevo modelo, del que no se sabe con qué precio saldría a la venta, tendría una pantalla similar a la del iPhone X e incluiría reconocimiento facial. Para mantener los costes, el teléfono barato utilizaría, eso sí, pantallas LCD similares a las del iPhone 8. Asímismo, vendría en aluminio y cristal, pero no el acero inoxidable que monta Apple en el iPhone X.

En cualquier caso, Apple ha intentado en el pasado vender teléfonos más baratos desde hace años, con resultados bastante pobres. En 2013, por ejemplo, lanzó el iPhone 5C, que tuvo que retirar poco después tras comprobar que los consumidores estaban dispuestos a pagar un poco más por el iPhone 5S.