Ignacio Camacho, Periodista

Verdad

«El gobernador del Banco de España es un optimista: solicita un plan B dando por supuesto que hay un plan A»ABC, 06-10-2010

Ignacio Camacho

Credibilidad9,0

Galería de Imágenes

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, compareció ante la Comisión de Presupuestos del Congreso. Aseguró que el Gobierno debería tener diseñados planes de contingencia para el caso en que se produzcan desviaciones.

Al agudo columnista de ABC, Ignacio Camacho, le faltó tiempo para bajar a la realidad al ex secretario de Estado de Economía con Pedro Solbes.

«El gobernador del Banco de España es un optimista: solicita un plan B dando por supuesto que hay un plan A».

A continuación, argumenta su tesis:

«Es de temer que Miguel Ángel Fernández Ordóñez -conocido en el ámbito político con el acrónimo de MAFO- haya dado en considerar con benevolencia un plan al conjunto deslavazado de medidas de ajuste adoptadas por el Gobierno a raíz de las urgencias perentorias del Directorio Europeo».

Sin embargo, según el ex director de ABC, «eso no viene a ser más que una atropellada improvisación ejecutada de cualquier manera para salvar el riesgo inmediato de quiebra. Un plan requiere un diagnóstico intelectual, un proyecto político y un método directivo, y nada de eso hay en el precipitado bandazo con que el presidente se aplicó hace cuatro meses una brusca enmienda a la totalidad a sí mismo».

Efectivamente, el Gobierno de Rodríguez Zapatero no está luchando contra la crisis con una hoja de ruta en la mano. Aparte de medidas meramente populistas, como el famoso Plan E o las más drásticas adoptadas a partir de abril de 2010 son, en gran medida, improvisadas porque han sido impuestas por los mandamases de Europa, Estados Unidos e, incluso, de China.

Además, ha llevado a cabo una serie de ajustes contra su propia voluntad, sin estar convencido, por lo que la eficacia que podría conllevar se verá mermada.