Víctor de la Serna, Adjunto a la Dirección del diario El Mundo

Verdad

«La vida privada de los personajes públicos está protegida como la del resto de los ciudadanos»Periódico El Mundo, 09-06-2009

La opinión de los lectores

Votar

Víctor de la Serna, columnista de El Mundo, ilustraba a sus lectores hace algo más de año y medio, concretamente el 9 de junio de 2009 en las páginas del mismo periódico -Intimidad y amarillismo- con un artículo en el que se dudaba sobre la idoneidad de la publicación de determinadas imágenes.

Concretamente, De la Serna se hacía eco de la difusión dada por El País a las instantáneas de del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi y sus fiestas en Villa Certosa:

Quienes sigan los blogs de Arcadi Espada y Santiago González en elmundo.es ya sabrán a estas alturas todo lo que hay que saber sobre la publicación en El País de las fotos del guateque de Berlusconi en Cerdeña, con pene de ex gobernante incluido, y del rimbombante editorial en el que el diario de Prisa se arroga lo que Santiago define como «una definición alternativa del concepto intimidad».

Dice así el diario global: «Que no se equivoque Silvio Berlusconi: es la prensa democrática la que respeta su intimidad y él quien no deja de ponerla en entredicho. Porque la publicación de las fotografías de sus fiestas privadas no obedece a ningún intento de enjuiciar su moral como ciudadano». Pues ya nos dirán a qué obedece, cuando esas fotos no reflejan ninguna conducta delictiva...

El articulista blande como verdad incuestionable ante esta publicación lo que marca el libro de estilo de El Mundo:

Al respecto no viene mal recordar que el Libro de Estilo de El Mundo dice que «la vida privada de los personajes públicos está protegida como la del resto de los ciudadanos», con algunos condicionamientos que en el caso de Villa Certosa no se dan.

Pese a la dedicación de El Mundo a publicar todo lo que es noticioso y con relevancia pública incuestionable, la frontera, que no se debe traspasar, entre crudeza y truculencia -en particular en la información gráfica- debe quedar siempre presente en la mente de los responsables de la Redacción. Por otra parte, existe una distinción entre el interés público genuino y el morbo. El segundo no puede nunca justificar por sí solo la publicación de un texto o una fotografía.

Lo curioso del caso es que tras la publicación de las imágenes de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en el hospital, recién salida de la operación, el propio diario se salta a la torera su propio libro de estilo.

Obviamente, no se puede negar la veracidad de las palabras de Víctor de la Serna, pero una cosa es predicar y otra bien distinta dar trigo. El columnista no dice ni mú sobre este hecho y PedroJota Ramírez, director de El Mundo, lejos de arrepentirse, justifica el interés de las fotos y arremete contra quienes le ponen en el punto de mira, entre ellos Fernando González Urbaneja, presidente de la Asociación de Prensa de Madrid (APM) y Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) -PedroJota traspasa otra línea roja al publicar una foto de Aguirre en camilla tras ser operada de cáncer-