Arturo Pérez-Reverte, Periodista, escritor y académico de la Lengua

Verdad

«En España los estúpidos hacen tanto ruido que tapan la voz de los buenos»Entrevista en LaSextaNoche, 14-03-2015

La opinión de los lectores

Votar

Entre la ración habitual de personajillos, que cada noche de sábado sacan a pasear LaSextaNoche y Un Tiempo Nuevo de Telecinco, se coló el 14 de marzo de 2015 Arturo Pérez-Reverte y se agradece.

Nuestro mejor novelista, el veterano reportero metamorfoseado en académico, estrena libro, titulado 'Hombres Buenos' y no acudió al plató de Atresmedia, pero recibió a los televisivos en su biblioteca para hablar de lo suyo y de lo de todo el mundo:

"Ahora mismo nos hacen falta más hombres buenos que nunca", comenzó afirmando, antes de subrayar que no hay verdadera democracia si no hay cultura":

"Si tenemos a un pueblo analfabeto, y tenemos democracias con pueblos analfabetos que son de baja calidad, un pueblo analfabeto es más manipulable y más prisionero de determinados discursos".

El escritor, ya de arranque, reparte a diestro y siniestro:

"Lo que este Gobierno ha hecho con la cultura es criminal. La cultura sigue siendo una herramienta política en España. Y sólo hay dos caminos para que el mundo evolucione: la cultura o la guillotina".

"La única patria que no es sospechosa es la cultura, cuya lengua es el Quijote, y donde los ciudadanos se hacen mejores los unos a los otros".

Deja caer que que el barrio de las Letras de Madrid debería ser un lugar de peregrinaje internacional y, sin embargo, lo tienen desprovisto de todo.

Sobre la búsqueda de los restos de Cervantes, Pérez-Reverte lo tiene claro:

"Me temo que enseñarán el fémur de Cervantes, se harán la foto y al día siguiente se olvidarán de él como de tantas otras cosas".

"En España cuando ha habido hombres buenos con patriotismo cultural siempre les hemos ninguneado o fusilado. No queremos a un enemigo convencido, queremos que no hable y esté derrotado. No hay manera de que las ideas, aceptadas o no, propias o contrarias, sean debatidas y circulen".

A difeerencia de Wyoming, Sabina y otros que claman para que Hacienda persiga a todos menos a ellos, Pérez-Reverte asume un papel casi evangélico cuando se le pregunta por el fisco:

"Yo tengo una venta, que es que yo no dependo de este país para vivir. ¿Qué puedo temer? ¿Una inspección de Hacienda? Montoro ya me ha machacado, como a todos".

El idea que Arturo Pérez-Reverte riene de los políticos españoles es conocida. Basta entrar en su twitter, donde acude todos los fines de semana a debatir con propios y extraños desde su mesa del Bar de Lola, pero repitió en el plató sus teorías:

"Los políticos son cómplices, se necesitan mutuamente. Tras pelearse en el Parlamento, fuera les falta besarse en la boca casi con lengua".

Sobre el debate que aparentemente se libra a diario, hace una valoración muy trsite:

"Vivimos tiempos en los que queremos a nuestro enemigo derrotado y en silencio. No hay manera de que las ideas, aceptadas o no, propias o contrarias, sean debatidas y circulen".

Afirma que él podría estar horas en silencio escuchando a Franco, Pinochet o cualquier 'enemigo' hablar, aunque luego le dieran ganas de correrlos a gorrazos:

"Nuestra penosa historia nos ha llevado a eso de estás conmigo o contra mí".