Alfonso Rojo, Director de Periodista Digital

Verdad

«¿Podemos criticar que Israel tome medidas contra quienes sueñan con descuartizar a sus ciudadanos y ponen como ejemplo al terrorista suicida?»Columna en 'La Razón', 28-12-2016

La opinión de los lectores

Votar

ntiendo su cabreo. No se si vídeo sigue circulando por Internet.

Se titulaba ‘País de mierda' y lo habían subido a Youtube unos chavales hartos de ver a Israel descrito como el paradigma del mal, en radios, televisiones y periódicos españoles.

Con la aviesa intención de dar una ración de su propia medicina a quienes, un día sí y otro también les ponían como chupa de domine, presentaban a España como un paraíso de traficantes, maltratadores, drogadictos, racistas y analfabetos.

Era una caricatura, pero los autores del montaje entendían, que buena parte de los periodistas españoles tienen proclividad a tergiversar lo que ocurre en aquellas latitudes.

¿Cómo no va a estar disgustado Netanyahu con Obama y anhelando que entre Trump en la Casa Blanca?

No hay nadie con una pizca de sensibilidad que no entienda que los palestinos deberían tener su propio estado, pero uno repasa la lista de miembros del Consejo de Seguridad que acaban de votar la resolución en contra de los asentamiento judíos y se queda atónito.

¿Está la Venezuela de las mazmorras repletas de políticos opositores en condiciones de dar lecciones? ¿Y Egipto, Senegal, Angola o Ucrania?

Yo, que tengo tres hijos y he estado en Jerusalén en días de atentado, entiendo la angustia de millones de padres israelíes, a primera hora de la mañana, cuando salta la noticia de que un asesino-suicida se ha reventado en un autobús.

¿Imaginan ustedes el espanto con que se oye en esos instantes el zumbido del móvil? ¿Y el enfado que genera después escuchar que la prensa internacional te acusa de verdugo, porque construyes un muro o trufas de puestos de control la carretera a Belén?

¿No tiene derecho Israel a defenderse? ¿Podemos criticar que tome medidas contra quienes sueñan con descuartizar a sus ciudadanos, festejan cada masacre y ponen como ejemplo al terrorista suicida?

Decía Golda Meir hace ya medio siglo que no es posible hacer la paz con quien odia más a su enemigo de lo que ama a sus hijos.

Se critica la falta de respeto de las autoridades israelíes hacia las resoluciones internacionales, pero no imagino otra actitud si se tiene en cuenta que esa comunidad, que ahora pretende dar clases de ética a los judíos, miró para otro lado cuando en el mismo corazón de Europa se hacía jabón a granel con sus abuelos, tíos, padres y madres.

¿Tiene alguien la certeza de que la ONU acudiría en auxilio del Estado de Israel si cambiase el balance militar en la zona y los que allí viven estuvieran a punto de ser aniquilados? Yo lo dudo.