Alfonso Rojo, Director de Periodista Digital

Verdad

«Lo desasosegante es que aquí, un partido con 70 escaños en el Parlamento, aplauda el golpe chavista y sintonice con los verdugos»Columna en 'La Razón', 03-04-2017

La opinión de los lectores

Votar

Lo preocupante no es que un facineroso como Maduro inhabilite a la Asamblea Nacional democráticamente elegida, sepulten en mazmorras a los líderes opositores y hundan Venezuela en la miseria.

Lo desasosegante es que aquí, en el corazón de la UE, un partido con 70 escaños en el Parlamento, aplauda el golpe, sintonice con los verdugos y añore sus métodos.

Y todavía más acongojante es que cinco millones de españoles voten babeantes a ese partido.

Cierto que la democracia española alienta el infantilismo y que prosperan entre nosotros los políticos proclives a ocultar los problemas, omitir el coste de las soluciones y proponer gilipolleces, pero nadie puede llamarse a engaño.

Aunque por miedo a que les quitarán puntos del carnet de progre, la inmensa mayoría de los periodistas no hayan hecho nunca un esfuerzo por arrojar luz sobre las sombras de Podemos y nunca ejerciten la obligación profesional de contrastar datos y diseccionar declaraciones, la hemeroteca es implacable.

Fue hace un par de años cuando Hacienda pilló a Monedero con 425.150 euros traídos de Venezuela y el cofundador de Podemos, mientras hacía la paralela, contó que los chavistas le habían pagado ese pastón por un informe para implantar una moneda común en Latinoamérica.

¿No vendría al pelo, a la vista de desaguisado que acaba de montar su protector en Caracas, que aclarara si esa fortuna se fue -como todo sugiera- a financiar ilegalmente a Podemos?

Me gustaría que en la próxima rueda de prensa, algún reportero preguntara a Iglesias si sigue envidiando a los españoles que residen bajo el yugo chavista, como afirmó en el prime time de Venezolana Televisión, pero no caerá esa breva.

Y tampoco le preguntarán, ni a él ni al resto de la cuadrilla, por los abrazos a los matones de Alsásua, las carantoñas a los proetarras o los financiamientos iraníes.

Aunque hayan salido de las urnas, está claro que son una chusma, ideológicamente perjudicada, que sintoniza con los matarifes, aborrece a las víctimas y considera ‘guay' ir contra España.

Para salvar a Venezuela hay que resucitar ‘el deber de injerencia', olvidarse de los diletantes de la OEA, donde tiene voz y voto hasta un tipo como Ortega que violaba a su hijastra y a promover una acción enérgica y conjunta de las democracias occidentales.

El primer paso es anunciar oficialmente que el sátrapa, sus sicarios y compinches, se pueden ir metiendo el petróleo donde les quepa y preparando el ‘necesaire', porque se les ha abierto expediente en el Tribunal de La Haya, como se terminó haciendo con los genocidas de Ruanda o los criminales de los Balcanes.