24por7

Estamos en época de gestos bonitos. Luka Doncic se enfrentó anoche a los vigentes campeones de la NBA y exigió la mejor versión a los Golden State Warriors para que estos ganasen sobre la bocina por 120-116. El esloveno sumó 19 puntos y cinco asistencias. La gran primera parte del ex del Real Madrid puso en apuros a unos Warriors que reaccionaron, como es costumbre, en el tercer periodo (36-26), según ABC.

Sin embargo, en esta ocasión, Doncic no ha sido protagonista únicamente por su juego. Se jugaba el tercer cuarto cuando el esloveno se fue contra la grada tras perder el equilibrio, chocándose con un niño que estaba viendo el partido. Como consecuencia del fuerte golpe, el joven aficionado mostró claros síntomas de dolor, algo que no pasó desapercibido para el jugador de Dallas, que se preocupó por su estado.

Una vez el partido hubo finalizado, Doncic quiso tener un detalle con el niño. Por ello, le regaló su camiseta firmada, un gesto que ha sido aplaudido por toda la NBA, una competición que el esloveno se está metiendo en el bolsillo con su juego y con gestos como este.

La gran temporada de Luka Doncic en la NBA no está pasando desapercibida para nadie. LeBron James ha sido el último en unirse a los halagos al esloveno, del que no ha dudado decir que «le gustaría jugar con él». La estrella de Los Ángeles Lakers sumó al ex del Real Madrid a una lista con nombres de la talla de Kevin Durant, Jimmy Butler, Ben Simmons, Joel Embiid, Giannis Antetokounmpo o Kyrie Irving.