24por7
Gustavo Upegui y James Rodríguez. EP

Parecía un tipo 'normal' (Tres razones por las cuales Pablo Escobar y "El Chapo" Guzmán son "una especie en extinción").

James Rodríguez, que se ha ido cedido al Bayern, y Leo Messi, tienen una historia en común: ambos se sometieron de niños a un tratamiento hormonal para crecer. En el caso del crack argentino fue el FC Barcelona quien corrió con los gastos y en el caso del internacional colombiano, un club de su país, el Evigado FC.

Al frente del Envigado FC durante más de una década, Gustavo Upegui era reconocido como el dirigente deportivo que sacó de la segunda división al club, para convertirlo en la cuna de grandes estrellas del fútbol colombiano como James Rodríguez, Fredy Guarín, Juan Fernando Quintero y Dorlan Pabón (El jardinero de Pablo Escobar: El hombre que aún lucha contra el Estado).

Pero detrás de la imagen del empresario exitoso se escondía la de un despiadado narcotraficante capaz de traicionar hasta la muerte a sus más cercanos socios para mantener la autonomía del negocio.

Con la llegada del centrocampista ‘cafetero' a Múnich, el diario alemán Bild se hizo eco de una información aparecida en Colombia en 2014 a raíz de la publicación del libro ‘James, su vida', obra del periodista Nelson Fredy Padilla.

En uno de los capítulos el autor habla, como reveló en su día a antena2.com.co, del "tratamiento hormonal que le financió el Envigado FC para que creciera, ya que él no lo hacía en los estándares que ellos necesitaban y el promedio genético de la familia tampoco daba.

Entonces le metieron un montón de plata a un tratamiento muscular, gimnasio, hormonas hasta que creció hasta los 1,80" m. de estatura.

En el caso de Messi, llegó hasta los 1,70 m.

Pero volviendo a James, hay más: otras fuentes agregan que quien pagó el tratamiento de James fue en realidad Gustavo Upegui, un ya fallecido exsocio y amigo personal de Pablo Escobar, por su parte un famoso narcotraficante y jefe de la oficina de Envigado, el mayor sicariato del mundo.

Gustavo Upegui se hizo famoso a principios de los 90 como jefe de la Oficina de Envigado articulada a Pablo Escobar, a pesar de estar acusado de secuestro simple agravado y concierto para la configuración de grupos de justicia privada solo pasó 45 días en la cárcel en 1998 y un mes en el 2001, obteniendo al libertad por falta de pruebas.

El 3 de julio de 2007, ocho hombres vestidos de policías y fingiendo un allanamiento ingresaron a una finca de Upegui en San Jerónimo, Antioquia, y le dispararon a sangre fría en la cabeza.

LOS PUNTOS CLAVE DE LA HISTORIA

  •  Upegui compró el Envigado FC cuando era un modesto Segunda colombiano, con intención de catapultarlo hacia la fama y dícese que para el lavado de dinero
  • - James fue uno de los talentos elegidos para la operación, junto a sus paisanos Fredy Guarín, Juan Fernando Quintero y Dorlan Pabón
  • - James cautivó especialmente a Don Gustavo, como lo llamaban, al verle marcar dos goles olímpicos en la final de ‘pony futbol' (Sub-11 y Sub-12) en el Estadio Atanasio Girardot de Medellín, en 2003, cuando James tenía 11 años
  • - al acabar el partido, Gustavo fue a hablar con María del Pilar Rubio, la madre del joven James, y con su padrastro Juan Carlos Restrepo. La propuesta fue veloz
  • - Upegui quería que el pequeño jugara un semestre en el Independiente Medellín (DIM) para después dar el salto profesional al Envigado, que desde hacía una década era suyo
  • - la familia de James aceptó y Upegui les instaló en un buen apartamento y ayudó a María del Pilar y a Restrepo a "ubicarse laboralmente"
  • - a los técnicos del Medellín les preocupaba la frialdad de James en el terreno de juego y, sobre todo, su corta estatura
  • - Fernando Jiménez, entonces dueño del DIM, no le vio futuro y vendió el 35% del pase a Upegui, quien se quedó con los derechos sobre el jugador y buscó el tratamiento hormonal que ayudaría a James Rodriguez a ganar potencia y talla
  • - y el 21 de enero del 2006, a los 14 años, 10 meses y nueve días hizo su debut en el fútbol profesional: entró en el segundo tiempo y firmó un ‘túnel' y un disparo que estuvo a punto de convertirse en gol
  • - un mes después Gustavo Upegui fue asesinado