24por7
Khabib Nurmagomedov. UFC

El desenlace de la pelea entre Conor McGregor y Khabib Nurmagomedov pasará a la historia, producto de la desmedida reacción del ruso, tras vencer por sumisión al irlandés en el cuarto asalto, y la posterior batalla campal en la que dos fanáticos saltaron al octágono y hasta golpearon a "The Notorious", según infobae.

Tan sólo unas horas después del escandaloso episodio, el presidente de la UFC Dana White confesó que, "si Khabib recibe una suspensión muy larga es posible que se le quite el cinturón. La investigación la está llevando la Comisión Atlética de Nevada".

Estas palabras del directivo de la compañía estadounidense provocaron unas disculpas inmediatas del ruso, quien salió a comparecer a los medios con un claro discurso:

"Lo primero de todo, quiero disculparme ante la Comisión de Nevada y ante la ciudad de Las Vegas. Sé que esta no es mi mejor cara, pero soy un ser humano"

No sólo pidio perdón, tambien dio los motivos de su reacción:

"No entiendo cómo algunos pueden hablar sobre lo que hice tras el final de la pelea. Antes, McGregor sí había hablado sobre mi religión, sobre mi país y sobre mi padre".

Nurmagomedov explica que fue un sentimiento de ira que estuvo conteniendo desde principios de abril, fecha en la que Conor McGregor se hizo presente en una velada de UFC en Brooklyn e interceptó el micro en el que viajaba Nurmagomedov, quien esa noche iba a subir al octágono. En aquel momento, el irlandés lanzó una carretilla, causó fuertes disturbios y huyó.

"Vino a Brooklyn y casi mata a un par de personas. ¿Qué hay de esta mierda? ¿Por qué tienen que hablar sobre lo que hice yo hoy? No lo entiendo. Este deporte tiene que ver con el respeto y no con los comentarios basura. Yo quiero que siga siendo así y no centrarlo en hablar sobre religión o nacionalidades", consideró el daguestaní.

"Lo siento Las Vegas, lo siento Nevada. Yo no soy así, estaba caliente. Este deporte es respeto, no se puede hablar basura. Siento lo que pasó después de la pelea. Mi padre me aplastará cuando llegue a casa. Putin me felicitó tras la victoria. Lo culparán a él y no a McGregor por insultarme. Por favor no me quiten el título", concluyó en la conferencia de prensa posterior al combate.

La resolución de la Comisión Atlética de Nevada, la concoceremos en breve, la cual está haciendo un arduo trabajo de investigación para determinar qué fue lo que sucedió tras la sumisión con la que el ruso defendió con éxito el cinturón de peso ligero de la UFC.

VÍDEO DESTACADO: Pedir disculpas no le ha servido de nada a Nurmagomédov: le dejan sin 'bolsa'