24por7
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana RS

Malos tiempos àra la ex tenista. Después de varios meses de silencio administrativo, la jueza del tribunal de Miami donde Arantxa Sánchez Vicario pidió el divorcio, se ha pronunciado este viernes, declarándose incompetente para dictaminar sobre este asunto. Aunque los abogados americanos de la tenista recurrirán esta decisión, todo indica que Sánchez Vicario no conseguirá que su divorcio se tramite en Florida como deseaba, según recoge Silvia Armesto en informalia.

La tenista prefería a la justicia norteamericana, ya que aquellas leyes obligarían a rastrear el patrimonio y la fortuna de la tenista, calculada en 34 millones de euros. Después de su boda con el empresario catalán como administrador de los bienes de su esposa, la fortuna de Arantxa desapareció hasta quedarse casi en la ruina.

Mientras tanto, la demanda de Sánchez Vicario contra la sentencia de divorcio del Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Esplugas de Llobregat, que daba por finalizado su matrimonio, ha vuelto a reactivarse.

La jueza de Esplugas había calculado mal los días de plazo que tenía la defensa de Arantxa para recurrir el divorcio y lo daba por ratificado. Sin embargo parece que no tendrá más remedio que reconocer su error, lo que significa que Arantxa y Santacana siguen casados hasta que la Audiencia Provincial, instancia a la que ha recurrido la campeona e Roland Garros tenga la última palabra, algo que ocurrirá en un plazo de un año y medio aproximadamente.

En el entorno de la tenista aseguran que está cansada de tantos reveses judiciales y de los cuantiosos gastos que le están costando los distintos procesos en Cataluña y Miami, donde sus abogados tienen unas minutas astronómicas.