Belén Esteban (Telecinco)

Ha vuelto a pasar. Han pronunciado una palabrota en 'Sálvame' y su autora ha sido Belén Esteban. Puede sonar baladí pero no lo es. Cualquier palabra malsonante que se diga a partir de las cinco de la tarde se puede traducir en una multa para Mediaset y no está el horno para bollos.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) marca que la franja de protección reforzada comienza a partir de las 17.00 horas, por lo que a partir de esa hora no se pueden emitir contenidos que puedan resultar perjudiciales para el desarrollo físico, mental y moral de los menores. Es decir, hay que tener cuidado con los contenidos y con las palabras. De ahí que en el ‘Sálvame' se esfuercen por no pronunciar palabrotas o utilizar eufemismos tales como ‘deslealtad' (infidelidad) o 'agua con misterio' (alcohol).

Es por ello que hace años que 'Sálvame' se divide en dos partes: 'Sálvame limón' (desde las 16 horas hasta las 17.00) donde se califica como "no recomendado para menores de 12 años" y ‘Sálvame Naranja' (desde las 17,00 hasta las 20.00), clasificado como "no recomendado para menores de 7 años".

Dicho esto, Belén esteban, a eso de las 17.30 horas del 11 de marzo de 2019, dijo a gritos, en plena pelea:

¡Estoy hasta los cojones ya!

Esta simple frase puede servir de excusa a la CNMC para sancionar a Mediaset España.Y es que el grupo de comunicación ya acumula hasta tres denuncias por culpa de ‘Sálvame'.

Pero hay que tener en cuenta que es muy difícil controlar ciertas cosas en un programa como ‘Sálvame', que es en directo y que basa su éxito en el enfrentamiento entre sus trabajadores.

Y para el que le interese, decir que la frase de Belén Esteban nació en plena pelea con su compañero Rafa Mora. Ambos estaban debatiendo sobre Ylenia Padilla, recién expulsada de ‘GH Dúo' y gran amiga de Belén. La de Paracuellos defendía el comportamiento de la rubia en la Casa de Guadalix mientras que Rafa aseguraba que Ylenia era "mala amiga y mala compañera".

De todas formas, si la CNMC se fija en una palabra malsonante como esta, haría mejor en centrarse en un polémico tema que se trató a continuación: Si la hija en común entre Kiko Matamoros y Makoke, Ana, era realmente hija del colaborador.