Sálvame Okupa (Telecinco)

El 15 de abril de 2019 terminó ‘Sálvame okupa' el reality de fin de semana que se ha sacado de la manga Telecinco. Ganó Víctor Sandoval pero la forma de seleccionar a los finalistas generó polémica.

Durante 72 horas, algunos concursantes de ‘Sálvame' entraron en la casa de Guadalix de la Sierra. El domingo 14 de abril salieron los primeros expulsados (Chelo García Cortés, Carmen Borrego, María Lapiedra y Rafa Mora, que fue repescado).

Luego, el lunes 15 de abril de 2019, se emitió la final del reality durante las 4 horas habituales de ‘Sálvame diario'. La audiencia iba votando a su favorito a través de SMS (es decir, pagando) y el menos votado se iba.

Quedaron al final, tres finalistas: Lydia Lozano, Víctor Sandoval y Anabel Pantoja. Al principio había un favorito pero, según informaron, a mitad de programa, el segundo más votado se puso a la cabeza.

Los finalistas iban camino de plató en coche cuando Carlota Corredera, la presentadora, informó a la audiencia de que les iban a dejar en otro sitio y que desde allí tendrían que llegar a Mediaset "por su propios medios", sin dinero y sin poder coger taxis o autobuses. Es decir, que tenían que hacer autoestop junto con sus respectivos cámaras. Al llegar a Telecinco, deberían coger una bandera y colocarla en el plató. Pero sólo había dos banderas. Quien llegara el último se quedaba fuera de la final.

Y ¿qué pasaba con los votos que habían acumulado antes cada uno de ellos? Corredera le dijo a la audiencia.

Sigan votando, que puede que su finalista sea uno de los que llegan primero.

Es decir, que si alguien había votado por Anabel, por ejemplo, y esta llegaba la última, se perdían sus votos...

El truco de ver a los tres pidiendo ayuda a desconocidos para que les llevaran en coche era espectáculo puro. Era buena idea. El problema es que no lo explicaron bien.

Luego, Carlota dijo que las líneas se cerraban hasta que se supieran quiénes eran los finalistas. Eso era lo lógico pero lo podían haber dicho antes. En ningún momento se especificaron las normas para votar. No dependía del público quién iba a ser finalista y eso es injusto desde el momento en el que se pide dinero.

Y aunque digan que avisaron del cierre de líneas, el truco del autostop suponía para el programa más dinero puesto que la gente tenía que votar dos veces. Es muy poco ético.

 

 

Las mentiras de Sálvame que van a terminar con el programa estrella de Telecinco