PD América

Miss Bumbum ha tenido un polémico final. El presentador anunció a la ganadora y todos comenzaron a aplaudir (Suzy Bum Bum, el mejor trasero del mundo, paraliza el tráfico en Londres).

Ellen Santana, representante del estado de Rondonia, dio un paso al frente y empezó a saludar. (Concursante de Venezuela se desmaya en pleno concurso Miss Tierra 2018)

Se tapaba el rostro, visiblemente emocionada, y recorría el escenario, mirando al público (Las candidatas brasileñas al mejor trasero: ¡Miss BumBum! ).

Rosie Oliveira, campeona de la edición 2017, le puso la cinta que simboliza el triunfo y la abrazó (Cristiano Ronaldo lanza agua bendita contra la maziza Miss Bum Bum: "Estoy bendecido").

Todo era alegría en el Club Eazy de San Pablo. Hasta que irrumpió Aline Uva, una de las concursantes que se había quedado con las ganas de vencer. (El trágico destino de las Miss enamoradas de los narcos)

Indignada con el veredicto del jurado, empezó a forcejear con Santana para quitarle la cinta. Finalmente, se la sacó y se la puso, autoproclamándose ganadora (Así de sexy fue la felicitación de Miss Bum Bum a Messi).

A los gritos, acusaba a la legítima vencedora de haberse operado los glúteos, y afirmaba que los suyos eran auténticos. Además, aseguró que Paula Oliveira, que salió tercera, había nacido varón y había cambiado de sexo seis años antes.

Algunos minutos más tarde, los organizadores lograron poner orden. Calmaron a Uva y le devolvieron la cinta de la victoria a Santana, que pudo festejar tranquila.