PD América
Edson Brittes Júnior con su esposa, el futbolista Daniel Correa y la foto que este envió por Whatsapp a sus amigos cuando se estaba beneficiando a la mujer de su asesino. EP
Edson Brittes Júnior confesó lo que ocurrió a través de un video

Al menos tres personas fueron detenidas hoy por el homicidio del joven centrocampista brasileño Daniel Correa Freitas, jugador del São Paulo FC, a quien antes de ser asesinado le cortaron los genitales con un arma blanca.

Los arrestados son un hombre identificado como Edson Brittes Júnior, su esposa y su hija de 18 años, quien invitó al futbolista a su fiesta de cumpleaños en la localidad de São José dos Pinhais, en el sur de Brasil.

Horas después de conocerse la noticia, fue el propio sospechoso el que difundió un video en el que contó su versión de los hechos:

"Cuando quise abrir la puerta, estaba cerrada. Yo derrumbé la puerta de mi cuarto y cuando abro, él estaba encima de mi esposa y ella gritando y pidiendo socorro".

De acuerdo con las investigaciones, el futbolista de 24 años "habría sido sorprendido en la cama" con la mujer de Brittes, motivo por el cual "recibió una paliza", para posteriormente ser trasladado en el maletero de un coche a un local cercano donde fue cometido el crimen.

"Con certeza (fue torturado) porque recibió una paliza dentro de la casa y después tuvo el cuello cortado y los órganos genitales extirpados", afirmó Trevisan, encargado del caso, en una rueda de prensa.

El principal sospechoso es precisamente Brittes Júnior, quien es empresario y fue detenido este jueves por las autoridades, junto su esposa y su hija.

Según las autoridades, antes de ser sorprendido, el joven centrocampista mandó fotografías a sus amigos en las que aparecía él con la esposa del principal acusado, quien al parecer estaba dormida.

"Los medios han dicho muchas cosas. Mi esposa nunca tuvo nada con Daniel, mucho menos mi hija. Siempre hay rumores pero la verdad aparecerá. Fue cuando lo quité de encima de mí esposa, lo arrojé al suelo y evité que fuese violada por ese monstruo".

Trevisan, encargado del caso, comenta:

"Fue una exageración por parte del autor por más que (Daniel) hubiera tenido una relación con su esposa, algo que aún no sabemos. Fue un exceso, totalmente desproporcionado. No había necesidad de haberle exterminado y mucho menos de esa forma insidiosa y cruel".

El cuerpo de Daniel fue encontrado el pasado 27 d eoctubre de 2018 en una zona boscosa, cerca de una carretera secundaria de São José dos Pinhais, donde la Policía busca desde entonces el cuchillo con el que fue cometido el asesinato.

La esposa y la hija del empresario también fueron presas de manera temporal por un plazo máximo de 30 días porque "estuvieron todo el tiempo en la escena del crimen y posiblemente dieron algún tipo de ayuda".