PD América
Tina Martín

Tina Matin era una mujer proactiva que hacia deporte rutinariamente. En marzo de 2016 logró terminar la media maratón de Nueva York, tras la cual continuó entrenando todos los días. Estaba en uno de sus mejores estados físicos, entonces decidió aumentar la intensidad de su entrenamiento con una nueva instructora que trabajaba en el gimnasio de lujo donde hacía ejercicio. (Crean una inyección que permite quemar grasa sin necesidad de ir al gimnasio)

Matin compartió lo que ocurrió después con la periodista Mirel Ketchiff, editora de la sección de Salud de la revista Shape. (A la venta la lujosa mansión de Cristiano Ronaldo: Gimnasio, piscina, jacuzzi y un cine)

Esta es su historia en primera persona:

"Hago ejercicio, diría yo, cuatro o cinco días a la semana por lo menos. Por lo general corro entre 30 y 50 kilómetros semanalmente, pero también hago barra, yoga y trato de tomarme un día de reposo. Así que no todo es súper duro.

Corrí la media maratón de Nueva York en marzo de 2016, y después, iba al gimnasio todos los días. Tenía muy buen estado físico, pero le dije a una nueva entrenadora con la que estaba a punto de empezar a entrenar que me sentía como si me hubiera estancado un poco y que mi objetivo era llegar al siguiente nivel y, tal vez, adelgazar un poco también.

En abril, tuvimos nuestra primera sesión, un entrenamiento de cuerpo completo, que mi gimnasio ofreció gratuitamente como beneficio. No siempre hago ejercicio con un entrenador. Lo hice antes de mi matrimonio, sin embargo, a veces sentía que ese entrenador no me estaba exigiendo lo suficiente; era mucho trabajo de zona media y de fuerza, es decir, solo movimientos muy controlados.

Lo que era diferente de este entrenamiento era que sentía que estaba perdiendo el control. He hecho ejercicio antes por mi cuenta, en clases y con entrenadores, y sé lo que es ejercitar de la forma apropiada. Pero en algunos de estos ejercicios, especialmente en las dominadas negativas que ella me hacía hacer (en los que saltas de una caja o subes del suelo a la parte superior de una dominada y bajas lentamente), me sentía como si estuviera cayendo demasiado fuerte o simplemente perdiendo el movimiento lento y controlado al que estaba acostumbrada. Estaba saltando y sujetándome de la barra, pero en lugar de volver a bajar, me estaba desplomando hacia abajo, una y otra vez. Sentía que me estaba impactando, impactando mi cuerpo.

Y recuerdo que le dije a esta instructora: 'Estoy fracasando'. Estaba sufriendo un fallo muscular, ese punto en el que mis brazos temblaban y estaba literalmente colapsando una y otra vez. Pero ella decía, supongo que para motivarme, '¡Uno más, dos más, puedes hacerlo!'. Así que seguí adelante. Estaba motivada y mi entrenadora, de pie a mi lado, me alentaba: no quería abandonar en medio de un gimnasio delante de todo el mundo.

Dentro de las siguientes dos o tres horas, estaba en el trabajo y me sentía realmente dolorida. Fue un dolor muy intenso, del tipo que suele aparecer uno o dos días después de hacer ejercicio, pero en esta ocasión ocurrió a las dos o tres horas después de la sesión. Me sentía ridículamente adolorida y ni siquiera podía abrir las puertas pesadas del trabajo; no podía extender o doblar los brazos completamente. Le envié un mensaje a mi entrenadora y le dije: 'Me duelen mucho los brazos, se sienten como si fueran fideos'. Ella me dijo: 'Hiciste un gran trabajo, estarás mejor en uno o dos días'.

Así que seguí con mi día y pensé: 'Tal vez no he hecho mucho trabajo en la parte superior del cuerpo últimamente'. Pero creo que fue una de las primeras señales de advertencia, haber estado tan adolorida en tan poco tiempo y haber perdido capacidad de movimiento.

Al día siguiente todavía estaba muy dolorida. Pero salí a correr, de todas maneras, porque a veces eso me ayuda a relajarme un poco. Terminé de correr, pero igualmente sentí un dolor agudo en mis brazos, hombros, pecho y en la parte superior de la espalda, también.

Esa noche salí y mientras me preparaba, me puse un suéter recortado que era unas pulgadas más corto de lo que debería haber sido, al punto de que pensé que la tintorería podría haberlo encogido, hasta que recordé que aún no la había llevado a la tintorería. Ese fue la segunda alarma roja: obviamente estaba en esa etapa de hinchazón, pero yo pensaba que mi ropa se estaba achicando.

Esa noche tomé un poco de vino y un cóctel durante la cena, tal vez cuatro o cinco tragos en el transcurso de seis o siete horas. Al día siguiente almorcé con un amigo y todavía no podía enderezar o doblar los brazos, ya dos días después del entrenamiento. De regreso a casa me cambié de ropa, y fue entonces cuando me miré al espejo y pensé: 'Dios mío'. Me parecía al Hombre Michelin.

Busqué en Google 'brazos muy hinchados después del ejercicio' y empecé a ver resultados sobre una enfermedad, la rabdomiólisis, que es básicamente cuando hay tanta desintegración de los tejidos musculares que se vierte una proteína dañina en la sangre que puede ser muy peligrosa. Puede manifestarse después de entrenamientos intensos, pero realmente cualquier forma de daño muscular que sea lo suficientemente severo puede causarlo. Mi marido empezó a buscarlo en Google y dijo: 'Bueno, es tan poco común, y tu orina no es de color cola', que según lo que él estaba leyendo era el síntoma principal. Pero aun así decidí ir a urgencias por la hinchazón.

Así que fui y no mencioné siquiera la rabdomiólisis, pero les dije: 'Hice ejercicio, estoy muy inflamada, me duele'. Me hicieron una muestra de orina y un análisis de sangre inmediatamente, y mientras esperaba me conectaron una vía intravenosa, porque pensaron que estaba deshidratada. Y volvieron con el análisis de sangre y dijeron: 'Sí, es rabdomiólisis, y te vamos a internar en el hospital'. Ahí fue cuando pensé, vale, esto es realmente serio.

Me admitieron en el ala de cardiología, porque mis niveles de potasio eran muy altos, lo que alerta, porque significa que puedes tener un ataque al corazón. Siempre he sido sana; ahora estaba sentada en el ala cardiológica con una vía intravenosa que administraba un líquido continuo -que es el único tratamiento para la rabdomiólisis- en la mano, porque mis brazos estaban tan rígidos e hinchados que no podían encontrar ni una vena en ellos. Los médicos me pesaron, y pesaba cuatro kilos más que mi peso normal debido a la inflamación. Pensé que debían estar equivocados. ¡No subes cuatro kilos en un día!

Los médicos tenían que analizar mi sangre cada cuatro y seis horas; incluso me despertaban durante la noche. Estaban probando los niveles de una enzima muscular llamada CPK. El nivel de CPK para una persona normal debe estar entre 10 y 120 UI/litro. Fui admitida con 38.000 UI/litro.

Por supuesto que le dije a mi marido: '¡Te lo dije!' Él leyó que es muy raro, pero le dije a cada uno de los médicos que vi (vi a cinco o seis médicos en diferentes ocasiones durante todo este proceso), y cada uno dijo que habían visto un caso similar en la última semana. Me decían: 'Oh, sí, ya sabes, con CrossFit y SoulCycle, es más común. Y después de la maratón vimos un montón...'.

La buena noticia es que no sufrí ningún daño renal. El gran problema con la rabdomiólisis es que toda la enzima muscular que se descompone en la sangre tiene que salir del cuerpo, por lo que pasa a través de los riñones. Y cuando está a un nivel tan alto, si no lo diluyes con toneladas y toneladas de agua -más de lo que puedes beber (estuve en una intravenosa continua durante cuatro días completos hasta que quedaron satisfechos con mis niveles de CPK)- puede provocar insuficiencia renal.