PD América
Repartidor de Glovo

Glovo está por vivir una revolución. Un grupo de repartidores de la reconocida empresa de repartos presentará una carta con un resumen de sus exigencias laborales, ya que consideran que actualmente se ha implementado un modelo "que no es justo". De ahi que reclamarán desde bonos nocturnos hasta la eliminación de las 'horas diamantes' o una reorganización del sistema de fidelización, ya que "no es lógico que, por una sola puntuación negativa de un cliente, se nos penalice con cinco puntos. Se tendría que hacer una media del total de clientes, ya que es imposible que todos queden contentos", aclaran. (Rodilla inicia su servicio de entrega a domicilio de la mano de Deliveroo y Glovo)

Conscientes de que muchos de los reclamos de los usuarios no son culpa del repartidor, creen que es injusto que sean ellos el eslabón más débil por el que se penaliza a todos los fallos que pueda tener el servicio. De ahí que reclamen unas condiciones laborales más justas. Una en la que se cuente con "un bonos nocturno a partir de las 20.00 horas" o que elimine las problemáticas 'hora diamante', que les obliga a carecer de descanso durante noches o fines de semana.

En cuanto al chat interno de la aplicación, también existen reclamos. Para los 'glovers', la herramienta no se está usando de forma efectiva, además de que se presta a que "se reasignen los pedidos por esta vía, cuando tendría que ser el repartidor quien lo haga". Ahora bien, también ven un margen de mejora en el 'check in' que deben realizar para ofrecer sus servicios. "Vemos normal que se nos eche de la hora si se ha realizado mal o a destiempo. Incluso, que se penalice por fallas repetitivas, pero no que por un error puntual se vea reflejado en la puntuación de la fidelidad".

Respeto por su tiempo

Los 'glovers' quieren un mayor respeto a su tiempo, ya que en su profesión "el tiempo equivale a dinero". En este sentido, pedirán que los tiempos de espera, tanto en la casa del cliente como en los establecimientos de comida, sean remunerados por cada minuto "que nos hacen perder". ¿Los peores casos?, los clientes que tardan hasta 20 minutos en abrir la puerta o los recados en los supermercados, "donde además se ha pasado de transportar cuatro kilos a los ocho actuales, una cantidad que quieren llevar hasta los 9 o 10 kilos".(Glovo cierra una ronda de financiación de 5 millones para reforzarse en Europa)

La carta se presentará a las oficinas de Glovo este lunes. De la reacción de la empresa dependerán las próximas acciones de los 'glovers', quienes no descartan el camino de las manifestaciones para hacer oír sus reclamos.