PD América
Meghan Markle y el Principe Harry

Estados Unidos no es la primera potencia del mundo por casualidad, la gestión económica para garantizarse ingresos de las grandes fortunas económicas no es menor y saben que el bebé real del príncipe Harry y Meghan Markle nacerá en cuna de oro, por lo cual las autoridades recaudadoras de impuestos están deseosas de saber, hasta el último céntimo, cuánto vale.(El abismo que separa al príncipe Guillermo de Harry por Meghan Markle)

El fisco estadounidense tiene un interés especial en ese bebé debido a su doble nacionalidad: británica, por su padre, y estadounidense, por su madre, la duquesa de Sussex.

"Cuando uno de los padres es estadounidense y ha residido en Estados Unidos por cinco años, de los cuales al menos dos años después de cumplir los 14, el bebé automáticamente es ciudadano", explica David Treitel, fundador de American Tax Returns, una consultora para expatriados estadounidenses que viven en Reino Unido.

"Este es el caso de Meghan", dice Treitel, destacando que es la primera vez que esto ocurre en la familia real británica.

Y esa nacionalidad viene con una serie de condiciones particularmente restrictivas: como ocurre con cualquier estadounidense que nazca, crezca y muera en cualquier parte del mundo, año tras año el hijo de Harry y Meghan deberá mostrar al fisco de su país que ha cumplido con sus obligaciones tributarias.(Desvelan las nuevas condiciones de Meghan Markle para el nacimiento de su bebé)

Desde el momento de su nacimiento, el dinero depositado en bancos a su nombre por los padres para que lo disfrute en un futuro, deberá ser declarado.

El fisco estadounidense "logrará saber mucho más sobre la riqueza de la pareja" a través de las declaraciones del bebé y de su madre. "Mucha más información va a llegar a Estados Unidos", asegura.

Por ejemplo: el fisco demandará que cualquier regalo valioso al hijo de los duques de Sussex-y seguramente recibirá unos cuantos...- también sea declarado. "Imaginen que la reina obsequia al bebé un hermoso y especial libro de arte de la colección real, con pinturas de Van Gogh o Miró. Si el regalo vale más de 100.000 dólares, deberá reportarlo", dice Treitel.

Sin embargo, los regalos de baby shower que Markle recibió recientemente en Nueva York no tendrán que ser reportados si fueron hechos por otros estadounidenses, dijo el experto.

Aunque madre y bebé deberán presentar formularios que ocuparán por largas horas a sus contadores, posiblemente no tengan que pagar muchos impuestos: ya que estos podrían ser compensados por los pagados en Reino Unido, según dijo a The Wall Street Journal la especialista en el tema Laura Saunders.(La foto del príncipe Guillermo con su aristócrata vecina que confirma que Kate Middleton sí es una cornuda)

La familia real británica tampoco podrá eludir sus obligaciones fiscales en Estados Unidos: una declaración de impuestos inconsistente puede dar lugar a multas importantes.

Pero hay una solución para evitar dolores de cabeza a los contadores de la pareja real: Meghan puede renunciar a su ciudadanía estadounidense. Sin embargo, si lo hiciera, igualmente deberán ser presentadas las declaraciones de impuestos del niño hasta que cumpla 18 años.

Con información de AFP