PD América
Karen White, antes David Thompson o Stephen Wood TW

Habría que preguntarle al juez o pedirle cuentas a la autoridad competente, pero el caso es de los que hacen sentir vergüenza ajena y cierto rídiculo, si eres de lo que llevan décadas cacareando que es una delicia esto de la tolerante civilización occidental.

Karen White estaba en detención preventiva por haber perpetrado tres violaciones cuando era un hombre y se llamaba Stephen Wood. Bajo ese hombre ya había cumplido un año y medio de condena por haber tenido una conducta inadecuada con un menor.

Aunque no se ha sometido a un cambio de sexo, alegó ante la autoridad competente que se sentía mujer, en otras palabras: que conservando pene, testículos y todos los atributos masculinos, se consideraba a si mismo una fémina.

Y las autoridades británicas, que es estas cosas pueden llegar a ser tan atolondradas como las españolas, suecas o italianas, aceptaron enviar a Katen White a una prisión de mujeres para cumplir allí el resto de su condena.

Los responsable de prisiones de Reino Unido se rigen por una guía en la que se recomienda que el lugar donde estén recluidos los presos coincida con el género que estos expresen.

A los pocos días de ser transferido a su nueva prisión y como no podía ser de otra manera siendo como es un violador contumaz, Karen se aprovechó de su posición y fuerza para abusar sexualmente de algunas reclusas.

Entre los meses de septiembre y noviembre de 2017, White fue el responsable al menos de cuatro casos de abuso sexual, de los cuales ha admitido dos. Estos involucran acoso, tocamientos indebidos, exhibición de sus genitales y comentarios inapropiados sobre sexo oral.

El caso ha abierto un debate en Reino Unido, de si de debe transferir a las personas transgénero de cárcel. Mientras que asociaciones en defensa de los derechos de las personas transexuales y transgénero defienden el derecho de estas de estar en el lugar correspondiente con su género, otras mujeres argumentan que esta situación pone en riesgo a muchas presas vulnerables.