PD América

La escena se repite en varias ciudades de España. Pequeños grupos de españoles comunistas se reúnen para defender, bajo el líderazgo de la Embajada de Venezuela y del Partido Comunista Español, para defender lo indefendible: La dictadura de Nicolás Maduro. Una forma de limpiar la imagen del líder chavista que volvió a salir mal cuando un inmigrante venezolano irrumpió en la concentración para preguntar "a un par de tontos" qué estaban exigiendo. (La pantomima de manifestación a favor de Maduro en Sol: Mentiras, incoherencias y escasez de venezolanos )

El joven les pidió a los españoles que le explicaran el motivo de su apoyo a Maduro, pero estos no quisieron responder. Sólo se mantuvieron sosteniendo una pancarta en la que se podía leer: "Ni golpe, ni invasión, ni guerra".


"Oye, yo soy venezolano ¿por qué realizan esta manifestación? Ustedes no saben lo que sucede en Venezuela para que estén haciendo esto, para que estén poniendo estas estupideces. Ustedes ni siquiera saben lo que sucede en mi país para que apoyen estas estupideces", sostuvo el joven. (La dictadura chavista y sus nexos con el narcotráfico: "Maduro no se puede ir")

Por su parte, los españoles solo dijeron que su manifestación estaba autorizada y le exigieron al venezolano que no los grabara.

"Mi mamá es oncólogo infantil y ustedes no saben cuántos niños mueren de cáncer en Venezuela, par de tontos", dijo el venezolano.