PD América
La familia de Chris Watts

La historia de Chris Watts, el 'monstruo de Denver', sigue aportando información intrigante. El peligroso criminal que mató a Shan'ann, su esposa embarazada, y a sus dos hijas Celeste (3 años) y Bella (4 años).

Fue a mediados de agosto en Frederick, al norte de Denver, Colorado. Su rostro se hizo conocido horas después, cuando en medio de la desaparición de su familia, realizaba entrevistas televisivas en las que reflejaba una fría preocupación.

Hasta que finalmente, el "monstruo de Denver" confesó su crimen. No pasaron días. Apenas horas en los que se vio aturdido y rodeado por sus contradicciones. Luego sólo debió orientar a los investigadores hasta el lugar donde estaban sus cuerpos. (El secreto de Selena', la serie sobre Selena Quintanilla que revelará todos los secretos de su asesinato)

En la actualidad, Watts está encerrado en el Penal del Condado de Weld, en Colorado. E hizo un insólito y extraño pedido al juez que sigue su caso, Marcelo A. Kopcow. Pidió mantener en secreto los nombres de las personas que lo visitan a diario, de acuerdo a la revista People.

El abogado de Watts le había solicitado a la Justicia que se abstuviera de hacer públicos las identidades de aquellos que pasarían por la cárcel para hablar con su defendido. ¿Cuál era el motivo por el cual el "monstruo de Denver" quería evitar que se conocieran los nombres de sus visitas? Nadie hasta el momento supo la razón.

El juez Kopcow respondió negativamente a la solicitud. Reconoció que la "confidencialidad y la lealtad" de quienes trabajan con los letrados es fundamental, pero no quiso hacer lugar al pedido. Aunque sí ordenó que los registros de visitas no se le otorguen a los fiscales hasta tanto ellos no lo solicitaran. Dependerá de los defensores de las víctimas pedir el listado.

De acuerdo a los abogados de Watts, a su cliente se le están violando reiterados derechos que ponen en duda la validez del proceso. Es por tal motivo que se rehusaron a entregar material de ADN, huellas dactilares y fotografías de sus manos del acusado, todo solicitado por la fiscalía.

Incluso, por pedido de la defensa del sospechoso, no se hicieron públicas las autopsias de Shan'ann, Bella y Celeste. Es algo que deberá considerarse sólo durante el juicio, argumentan. (El acusado por el asesinato de Mollie Tibbetts había cambiado su identidad)

El 14 de agosto, a las pocas horas de que el caso se hizo público y Watts se mostraba en canales de televisión con frases armadas pero con una actitud fría, el hombre confesó la autoría del triple homicidio. Los cuerpos fueron encontrados en una planta petrolera donde él trabajaba, cerca de Frederick. El cadáver de Shan'ann estaba enterrado; los de las pequeñas, en dos tanques.

Mirando directo a la cámara de Denver Channel, Watts rogó: "Shan'ann, Bella, Celeste, si están por ahí, vuelvan. Si alguien la tiene, devuélvala. Necesito ver a todas. Necesito ver a todas de nuevo. Esta casa no está completa sin ustedes aquí. Por favor, devuélvanlas".