PD América
Violencia callejera. EP

La miseria y la violencia humana en su versión más descarnada. Y en pleno centro de Madrid. Se llamaba Carlos, tenía 54 años y murió en el Hospital 12 de Octubre al poco de ingresar, a consecuencia de las gravísimas heridas que sufrió en la cabeza.

Agentes de Policía Nacional detuvieron este 7 de octubre de 2018 a tres mujeres ecuatorianas y un varón de la misma nacionalidad, tras dar una paliza de muerte a un hombre de 54 años.

El tipo, un inmigrante procedente de Ecuador de 33 años y con antecedentes por lesiones y atentado a los agentes de la autoridad, fue localizado y arrestado en una vivienda cercana después de que huyera del lugar de los hechos. Todo ocurrió en el Paseo de las Delicias de Madrid, sobre las 20 horas.

Los hechos se produjeron la tarde del domingo en el distrito de Arganzuela. Todo comenzó después de las ocho de la tarde dentro una cafetería-pastelería situada en el número 14 del paseo de las Delicias.

Ahí, los dos hombres, que al parecer no se conocían de nada, se enzarzaron en una disputa, según precisaron fuentes policiales, así como testigos presenciales. La víctima, un hombre corpulento, salió del establecimiento tal vez con la intención de dar por zanjado el asunto.

Sin embargo, el otro sujeto, de constitución delgada y de escasa estatura, salió detrás de él. Quizá no estaba dispuesto a dejar las cosas así.

Le sorprendió por la espalda. Mientras sus acompañantes (las tres féminas) sujetaban a la víctima y le daban patadas, el presunto homicida le golpeaba en la cabeza con diversos objetos contundentes.

Uno de ellos fue la silla de la terraza de un bar y el cartel de los menús del mismo establecimiento.

 

A la llegada de la Policía Nacional el hombre, de nacionalidad española, 54 años y sin antecedentes penales, se encontraba en parada cardiorespiratoria.

Tras serle practicadas maniobras de reanimación cardiopulmonar durante quince minutos por parte de los agentes, junto a un médico que se encontraba en el lugar, se personaron en el lugar efectivos del SAMUR que consiguieron trasladarlo con vida hasta el Hospital 12 de Octubre, donde finalmente falleció.

La Policía consiguió averiguar que fue auxiliado para cometer la agresión por tres mujeres que finalmente fueron localizadas y detenidas.

También son de nacionalidad ecuatoriana y tienen 31, 33 y 35 años, la mayor de ellas con antecedentes.

El homicida, una vez localizado, se negaba a abrir la puerta a los policías que acudieron a detenerle. Tuvieron que reventarla. En el domicilio, los agentes hallaron varios palos, entre otros objetos contundentes. Tiene antecedentes por lesiones y atentado a agentes de la autoridad.