PD América
José Andrés Larrañaga y su madre Lorena Canalizo, autora de la carta en Facebook. EP

La historia José Andrés Larrañaga, quien desapareció el 1 de octubre tras el secuestro y posterior asesinato por parte de compañeros de la universidad en la que estudiaba, ha sacudido a México.

Lorena Canalizo, la madre del estudiante, publicó en Facebook una emotiva carta de despedida en la que le agradece haber sido su hijo y nunca haberse rendido en los momentos difíciles.

La desaparición de José Andrés conmocionó al país al ser muy apreciado tanto en la universidad donde estudiaba, como en su pueblo natal, Tuxtepec, en el estado de Oaxaca.

"Con tu partida nos dimos cuenta de cuánto cariño fuiste capaz de generar. Infinidad de mensajes de apoyo y de solidaridad primero para encontrarte y después para consolarnos y acompañarnos en lo más difícil. En Puebla los amigos y familia no se hicieron esperar. Llegando a Tuxtepec los cuatrilokos te esperaban para escoltarte y llevarte a tu casa con tu familia. Llenaste la casa de flores y de tanta gente que no cabíamos en número y manifestaciones de aliento", escribió su madre.

El cuerpo del joven apareció en unos campos de cultivo tres días después de su desaparición. (México: El hijo de un político se hizo pasar por jugador de la Juventus)

La policía detuvo a tres de sus compañeros como presuntos responsables del secuestro y asesinato del joven que tenía 20 años y quería convertirse en ingeniero automotriz, por eso se mudó a Puebla para estudiar la carrera, ya que aquí se encuentran instaladas importantes plantas del ramo, como Volkswagen.

Uno de los presuntos responsables de nombre Luis Pablo planeó secuestrarlo junto con su "jefe", un supuesto huachicolero (ladrón de hidrocarburos), que les pagaría a los otros dos estudiantes 50.000 pesos (USD 2.640) a cada uno por su ayuda.

Uno de ellos, de nombre Francisco, tenía la tarea de conseguir que el joven abordara un auto para supuestamente ir a visitar a un maestro. El plan era secuestrarlo para pedir un rescate de medio millón de pesos (USD 26.409), pero ya una vez en el auto, Luis Pablo y el tercer detenido, de nombre Abraham, empezaron a golpearlo, uno de ellos le habría apretado el cuello hasta quitarle la vida. (Así puedes saber si tu perfil de Facebook fue uno de los 30 millones que fueron hackeados)

En la carta de despedida, su madre agradeció a todos los participantes en una marcha organizada en Tuxtepec para pedir justicia por el asesinato de su hijo y señaló que todavía "tenemos mucho que hacer, mucho que reconstruir, mucho que reparar, pero así como los que quisieron callarte no pudieron contigo, yo te prometo que tampoco podrán con nosotros, estaremos de pie y con fuerzas para seguir siendo la familia que tanto querías y que siempre fue lo más importante para ti. TE AMO CHAMACO! Vuela libre, vuela alto, vuela en paz... Estás en casita de nuevo".