PD América
La profesora Jennifer Walsh

Jennifer Walsh, una atractiva maestra de Cincinnati, ha seducido y tenido sexo con una de sus alumnas de tan sólo 17 años.

Al ser descubierta, la docente de 26 años se enfrenta severos cargos legales. (La maestra que se merendó a su alumno de 14 años al cual también drogó se declara culpable)

Los encuentros inapropiados habrían tenido lugar entre mayo y agosto del corriente año, de acuerdo a reportes policiales.

Walsh era profesora especial en Sycamore High School de aquella ciudad de Ohio y el lunes último fue detenida y liberada tras el pago de una fianza de apenas ¡100 dólares!

La investigación se inició el pasado 18 de octubre, cuando la Policía de Montgomery se puso al corriente del incidente tras el informe de un oficial de la agencia de Servicios de Trabajo y Familia del Condado de Hamilton.

Al día siguiente de conocer que estaba bajo investigación, Walsh presentó la renuncia al centro educativo con una carta:

"Gracias por la oportunidad de trabajar en tan grande institución".

La docente pertenecía a la comunidad educativa desde 2014, cuando comenzó a trabajar como asistente substituta. Más tarde, como asistente educativa a tiempo completo antes de convertirse en maestra de educación especial en esa escuela secundaria en 2015. (La maestra cachonda que sacó de 'paseo' a un alumno y termino 'beneficiándoselo')

Las autoridades ya tomaron declaración a cinco testigos que aseguran tener información sobre el presunto encuentro sexual. "Consideramos que las acusaciones reportadas son impactantes, molestas y las tomamos muy en serio", dijo el superintendente del distrito escolar de Cincinnati Frank Forsthoefel.

"Estamos comprometidos a trabajar plenamente con el Departamento de Policía de Montgomery en su investigación y tomar las medidas adecuadas para garantizar un entorno de aprendizaje seguro y de apoyo para todos los estudiantes", añadió el funcionario.

Walsh consiguió su licenciatura y maestría de la Universidad de Cincinnati. Pese a lo que se sospechó en un principio, la alumna víctima de la maestra no tiene ningún tipo de discapacidad. La policía se incautó de la computadora, el teléfono celular y los documentos personales de la acusada como parte de la búsqueda de pruebas.