PD América
Sandra Onorati y Frank Rzucek y su yerno Chris Watts, asesino de su hija Shannan, y de sus nietas Celeste y Bella. EP

El "monstruo de Denver" obtuvo la compasión que él no sintió cuando asesinó a Shannan, su esposa embarazada, y a sus hijas Celeste y Bella, de 4 y 3 años.(Matthew Shepard: el bestial asesinato de un chico gay que cambió EEUU)

Precisamente por ello Chris Watts no pudo sostener la mirada en alto ante Sandra Onorati y Frank Rzucek, los padres de la mujer que asesinó.

Le resultó imposible. Algo de vergüenza aún quedaba en su humanidad.

Este 6 de noviembre de 2018, la causa tuvo un giro inesperado. Watts se declaró culpable de los asesinatos de su esposa embarazada, y también de sus dos hijas. Según People, lo hizo para evitar ser condenado a pena de muerte.

La noticia recorriócomo la pólvora Estados Unidos, que hizo una pausa en sus elecciones de medio término, para conocer las novedades de este caso que conmovió al país.

Fue su temor a ser condenado a muerte lo que lo decidió a aceptar la responsabilidad del crimen de su familia.

Pero no fue una medida que tomó a partir de la magnanimidad del estado de Colorado.

La piedad llegó de la mano -nada menos- que de los padres de Shannan.

Horas antes de iniciarse la audiencia que podría definir el destino del acusado o el comienzo de un largo juicio, Sandra y Frank decidieron que no querían estar en la posición de "tomar la vida" de Watts.(Este ex jugador de fútbol planeó el asesinato de su novia embarazada y reclamó la custodia de su hijo tras salir de prisión )

El planteo fue hecho por la propia Sandra al fiscal del distrito, Michael Rourke.

"Sandy lo dijo de forma muy, muy conmovedora para mí. Dijo: 'Él tomó la decisión de tomar esas vidas.

No quiero estar en una posición de tomar la decisión de tomar la suya'. Y eso es lo más firme que pudo haberme dicho y fue muy convincente para todos nosotros ya que estábamos hablando sobre cómo proceder en este caso".

Fue entonces una decisión de la familia de Shannan darle la oportunidad a Watts de admitir el crimen y evitar un proceso que inexorablemente lo depositaría en el corredor de la muerte.

En una reunión de la que participaron por un lado los padres y el hermano de la joven vendedora de productos nutricionales y el equipo de abogados de Watts, se aceptó la oferta hecha por los Rzucek.

"El monstruo de Denver" será sentenciado a reclusión perpetua el próximo 19 de noviembre.

Aceptó la autoría de los nueve cargos que se le leyeron en la corte ayer martes: homicidios en primer grado, interrupción de un embarazo y manipulación de cuerpos humanos sin vida, de acuerdo al diario inglés The Sun.(Ecatepec, la "tierra de nadie" donde el asesinato de decenas de mujeres pasa desapercibido)

"Nadie ganó aquí. No hay razón para celebrar. Perdimos cuatro vidas hermosas. No importa lo que ocurrió aquí o la sentencia, no podremos tener esas vidas de vuelta", dijo Rourke a los medios al dar a conocer la noticia.

Los padres de Shannan, visiblemente conmovidos, prefirieron no emitir ninguna palabra durante la dolorosa audiencia en la cual no cruzaron mirada con el homicida de su hija y sus dos adorables y amadas nietas. Tampoco se detuvieron ante la prensa para hacer alguna declaración.

Luego de la sentencia, el hermano de Shannan, Frankie, hizo un breve pedido a sus amigos, familiares y desconocidos. No quería que nadie lo etiquete en fotografías de quien fuera su cuñado.

"Aprecio todo y a todos los que están aquí por mi familia y por mí. Lo único que pido es que no compartan ni me etiqueten en nada que tenga esa cara malvada. Gracias. He visto suficiente".

Cerca de las dos de la madrugada del pasado lunes 13 de agosto, Shannan Watts regresó a su casa luego de un viaje de trabajo. Estaba cansada.

Allí la dejó su amiga Nickole Utoft, con quien debían verse el día siguiente. Esa fue la última noche que Shannan fue vista con vida.(El cornudo acusado de castrar y asesinar al futbolista Daniel Correa: "Cuando abrí la puerta, él estaba encima de mi esposa")

Tal como estaba previsto, Nickole llamó a Shannan al día siguiente para verse. Pero ella nunca atendió el teléfono, lo que llamó la atención de su compañera.

Preocupada, decidió comunicarse con la Policía. Al llegar a la vivienda ubicada en Denver, Colorado, las autoridades advirtieron que las pertenencias de Shannan estaban allí: su teléfono celular, sus llaves y su cartera.

Pero la preocupación no solo radicaba en el paradero de Shannan, quien estaba embarazada de 15 semanas. Sus hijas, Celeste y Bella, de 3 y 4 años, respectivamente, también se encontraban desaparecidas. El caso rápidamente conmovió a la sociedad de Denver y se hizo público.

Ante esta situación, Watts se presentó ante los medios locales, desesperado, para denunciar la desaparición de su esposa y sus hijas.

"Espero que ella esté a salvo en algún lugar con las niñas (...) Shannan, Bella, Celeste, si están por ahí, vuelvan. Si alguien las tiene, devuélvalas", manifestó el hombre de 33 años, mirando fijo a cámara. Pero todo fue un engaño.('El monstruo de Denver' pide resguardar un extraño secreto tras sus cínicas entrevistas en TV)

Horas después, el "monstruo de Denver" confesaría que había asesinado a su esposa. Los cadáveres de las pequeñas fueron encontrados sumergidos en tanques de petróleo de la compañía Anadarko, donde Watts trabajaba meses atrás.

El cuerpo de Shannan, en tanto, fue hallado cerca de allí, en una tumba poco profunda.