PD América
Sajed Choudry en hospital, luego del brutal asalto que sufrió. YT

Sajed Choudry (41) y su hijo Ahsan (26) caminaban, como de costumbre, de vuelta a su casa en Blackburn, Reino Unido, cuando sucedió lo inesperado, sufrieron un asalto y los atracadores seccionaron las orejas de Sajed y le propinaron una brutal paliza que lo dejó en estado vegetativo.

El atraco tuvo lugar en la Avenida Rhyl, donde la familia tiene su residencia. Padre e hijo recorrían la calle de regreso a casa, pero nunca llegaron a la puerta.  A las 22.30, cuatro personas, tres adultos y un menor de trece años, se interpusieron en su camino para robarles.(Nueve criminales asesinan y carbonizan a una niña de dos años en la Venezuela chavista)

Cuando la policia llegó al lugar de los hechos hallaron una escena dantesca. Tirado en el suelo, y en medio de un charco de sangre se encontraba Sajed, a quien le habían amputado las orejas. Junto a él, su hijo Ahsan tenía cortada mitad de la mano y presentaba diversas heridas en la cabeza.(Stela emigró a Londres huyendo del crimen chavista y murió apuñalada por un chef pervertido que violó su cadáver)

Las autoridades trasladaron a las dos víctimas al hospital, donde se confirmaron sus peores sospechas. El estado del padre era crítico: uno de los pulmones había colapsado por la brutal paliza, provocándole un severo derrame cerebral que le sumió en un coma del que aún no ha despertado.

Tras 14 horas de operación, los cirujanos lograron detener la hemorragia interna y unieron de nuevo sus orejas utilizando un injerto de piel de las piernas. Sin embargo, a una semana del accidente, aún se teme por la vida de Sajed, internado en el hospital en estado vegetativo y enchufado a un respirador artificial.

"He vivido en esa calle durante 15 años y nunca he visto algo así" relató su hija Mariya, de 22 años, a Lancashire Telegrapgh. "Mi mamá se siente totalmente entumecida en este momento", añadió.(Creyeron que era una broma de Halloween, pero el horror, la sangre y el crimen eran reales)

La joven Mariya está al cargo de los cuidados de su padre por el desolador estado anímico de la esposa de Sajed, madre de sus cuatro hijos. Después de enterarse del ataque quedó en estado de shock, y aún continúa desesperanzada, incapaz de encontrar las fuerzas.

"Mi madre me ha dejado quedarme aquí porque soy lo suficientemente fuerte como para sobrellevar la situación. Ella está tratando de mantenerse fuerte para la familia, pero lo está encontrando muy difícil. Está destrozada y no sabe qué hacer consigo misma", declaró la joven.(Crimen: Indignación por el asesinato de esta niña de 10 años a manos de sus tíos)